+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ESTÁN CONVENCIDOS DE QUE LA EXPERIENCIA LES VA A ENRIQUECER COMO PERSONAS Y ESTUDIANTES

Del ‘Gabri’, rumbo a EEUU

Paula Iglesias y Mauricio Sánchez, de 16 y 15 años y alumnos del IES Gabriel y Galán, estudiarán primero de Bachillerato en Norteamérica gracias a sus notas y a becas de la fundación Amancio Ortega

 

Becados 8 Mauri y Paula, en el interior del IES Gabriel y Galán. - TONI GUDIEL

RAQUEL RODRÍGUEZ plasencia@extremadura.elperiodico.com PLASENCIA
03/02/2019

Cada año, la fundación Amancio Ortega concede 600 becas en toda España para que alumnos de cuarto de ESO puedan cursar primero de Bachillerato en EEUU o Canadá. No es fácil obtenerlas, ni es una decisión fácil, sobre todo para los padres de los aspirantes. El lunes se publicaron las listas de los seleccionados y dos de ellos, Paula Iglesias Herrero y Mauricio Sánchez Delgado, de 16 y 15 años respectivamente, son alumnos del IES Gabriel y Galán de Plasencia.

Son los verdaderos artífices de este logro porque, además del nivel de renta -Paula explica que, si es elevada, no puedes acceder a una beca porque «se supone que puedes pagarte esos estudios»- lo más importante es la nota media, que debe ser superior a 8 en inglés y a 7 en el conjunto de asignaturas, según explica Mauri.

A ellos les sobra porque Paula tiene una media de más de 9,8 y de 10 en inglés, mientras que Mauri tiene un 9 en inglés y un 9,16 en el cómputo global. A su vez, han tenido que aprobar un examen escrito de inglés y no bajaron. Paula sacó un 9 y Mauri un 10. Después, realizaron una entrevista a través de skype con miembros de la organización,en la que tenían que preparar un tema en inglés y hablar sobre él 3 minutos, para después contestar a preguntas «de tipo psicológico, como la forma en que nos desenvolveríamos en algunas situaciones».

Ambos explican que, entre todos los seleccionados, el miércoles hubo un sorteo para decidir los destinos y les ha tocado EEUU, pero no saben la localidad concreta. «Yo preferiría Hawai», señala Paula. «¿Por qué?», pregunta Mauri sorprendido. «Porque hace calor», contesta ella. Él optaría por cualquier otra zona. «Me gusta el este, pero la verdad es que me da igual porque la experiencia va a ser la que toque».

Paula reconoce que no ha tenido todavía tiempo para asumir su logro, ni para preocuparse por cómo va a ser su vida el próximo curso, en el que convivirán con una familia que busca la organización. «Puede asustar un poco el hecho de que el tema de las armas es allí más libre, pero sobre todo me preocupa lo que dejo aquí, mi familia, mis amigos, no encajar o no entender bien las clases».

Mauri en cambio afirma: «miedo de algo no tengo porque yo quiero ir al EEUU real. Sí que te da vértigo pensar que te vas 10 meses solo, entre comillas, pero mi familia lo entiende y creo que es bueno para mi formación».

Ambos resaltan precisamente el apoyo de sus familiares y no tienen dudas de lo que les va a aportar esta experiencia. «Creo que va a suponer posiblemente un cambio en mi forma de pensar, porque voy a conocer otra cultura, otras tradiciones, otras actividades, otro sistema educativo», señala Mauri. Paula está segura de que va a ser «una experiencia increíble y enriquecedora, a nivel educativo y personal y también para mejorar el nivel de inglés».

Así se lo han transmitido becados extremeños de años anteriores y ellos ya lo recomiendan a quien quiera solicitarla otro año: «si te puedes apuntar, apúntate, no tienes nada que perder y la oportunidad solo va a estar ahí una vez».