+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

contra de sexta

Al mejor postor

 

ROSA MARÍA GARZÓN ÍÑIGO Técnica en información turística
05/05/2019

Con la llegada de la primavera, colegios e institutos se visten de gala para ofertar instalaciones y propuestas educativas de cara al curso entrante.

Atrás quedó la Educación General Básica (EGB) que nos tocó a muchos vivir, cuando la jornada lectiva era partida, las actividades extraescolares se limitaban a alguna excursión al año, como al teatro romano emeritense, todo un clásico, o al viaje fin de curso, a algún punto de la costa española si había suerte y presupuesto y que suponían el mejor momento del año .

Ahora, la obligación de ir a clase es superestimulante, pues la cantidad y variedad de actividades escolares y extraescolares es múltiple y muy enriquecedora. Las metodologías didácticas se han desarrollado y adaptado a los nuevos tiempos haciéndose interactivas y buscando la participación de los pupilos.

Becas de intercambio, completos programas, visitas, excursiones, participación en concursos específicos de cada asignatura, recepción de testimonios reales contados por sus protagonistas… contribuyen a su educación.

En definitiva, una completa y compleja oferta de currículos educativos para padres y alumnos, con programas para estimular o desarrollar las capacidades de cada menor, enfocados en su interioridad, estimulación temprana, aprendizaje cooperativo, inteligencia creativa, bilingüismo… un montón de oportunidades para optimizar su desarrollo y crecimiento, en las que demostrar su ingenio y capacidades y, a través de estas, descubrirse a ellos mismos, sus gustos y preferencias.

Otro gran componente a tener en cuenta a la hora de elegir centro para la educación reglada de los más pequeños es la presencia y compromiso de la Asociación de Padres y Madres de Alumnos (AMPA) de cada comunidad, cuyo trabajo favorezca el acercamiento entre ambas partes y contribuya a la inclusión de los padres en el ciclo educativo de su hijo, en la medida en que su participación sea positiva y no intrusiva, de tal forma que la educación se complemente.

Si es posible, dedicar el tiempo necesario a la elección de centro para los niños, en las distintas etapas de su formación, es la mejor y más importante inversión que podemos llevar a cabo para su educación reglada, acompañándolo, también en la medida que se pueda, en esta fundamental etapa.