+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

TODA LA RECAUDACIÓN SE DESTINARÁ A LA ASOCIACIÓN ONCOLÓGICA EXTREMEÑA

Optimismo frente al cáncer

Manuel Ibáñez, que sufre cáncer de colon desde hace cinco años, ha escrito un libro que recoge testimonios reales y, desde su experiencia, da pautas para ser positivo y ayudar así a quienes lo sufren

 

En Plasencia 8 Manuel Ibáñez, con su libro. - TONI GUDIEL

Es la historia «de una persona que ha padecido cáncer, que sigue en la lucha para que no vuelva» y, sobre todo, «que intenta demostrar que podemos ser felices a pesar de todo». Manuel Ibáñez Pastor, nacido en Malpartida de Plasencia y profesor durante 40 años en esta población, nunca pensó que escribiría un libro, pero hace cinco años -ahora tiene 69- le diagnosticaron cáncer de colon y esta semana, tras cuatro operaciones y un estoma, una bolsa para orina y heces con la que ha aprendido a llevar una vida normal, ha presentado en Las Claras, de la mano de la Asociación Oncológica Extremeña, su libro Vivir el cáncer desde el optimismo.

Hay varios aspectos destacados en este libro, de apenas 102 páginas porque lo que quería Manuel es que «fuera fácil de leer y manejar», por un enfermo, por un familiar, para tenerlo en la mesilla de noche y releerlo muchas veces, cuando las fuerzas flaqueen porque, ante todo, lo que ha querido transmitir frente a la dureza del cáncer es «un optimismo muy grande. Mi experiencia ha sido traumática a tope», explica, pero tras la enfermedad y gracias también a su nieto Mateo -que tiene un protagonismo destacado en el libro- «he visto otro mundo» y además, le satisface que «estoy ayudando mucho a la gente».

Y por partida doble, ya que, por un lado, recibe muchos comentarios positivos sobre su obra, tanto de enfermos, como de familiares y de profesionales sanitarios. «El que más me lo agradece es el enfermo de cáncer y su familia», afirma, pero también porque todos los beneficios de la venta del libro, que cuesta 15 euros, los está donando a la Asociación Oncológica Extremeña. «Yo no quiero tocar ni un euro y, gracias a esta asociación, sé dónde va mi dinero, a investigación».

Precisamente, un antiguo alumno que hoy trabaja en un laboratorio de investigación sobre el cáncer en Londres vio el borrador del libro y le animó a publicarlo. «Durante la enfermedad empecé a pensar que tenía que ayudar a quienes sufrían, desde el testimonio real». Así, casi todas las personas que aparecen son enfermos, muchos terminales. Unos han fallecido y otros sobreviven como él.

Lo que quiere demostrar con estos testimonios es que «la palabra cáncer no es sinónimo de muerte segura, sino que hay mucha vida después». De hecho, a él le operaron y, poco después, sufrió una peritonitis. «Estuve cuarenta días en el hospital de Plasencia y cuando salí no sabía andar». Se marchó a vivir a Santander y allí volvieron a operarle. Y a pesar de todo, es opotimista y no duda de que «gracias a mi nieto estoy vivo».

Por eso, por transmitir su experiencia, con sus luces y sombras, pero optimista, le gustaría que el libro llegara a todas las personas diagnosticadas de cáncer y a sus familiares. Por las respuestas que está recibiendo, está suponiendo una importante ayuda psicológica para quienes lo han leído. Y en su opinión, la función de un psicólogo es fundamental en este proceso.

Ya piensa en un segundo libro, en el que recogerá las cosas buenas y «los fallos» que ha sufrido y también otros muchos testimonios de quienes le están escribiendo a manuelibanezpastor@hotmail.com.

«Las enfermedades son malas, pero si nuestras mentes, fuerzas y corazones son fuertes y viven en positivo, podrán cambiarlas y también el mundo». Este es su mensaje.