+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

contra de sexta

Tenemos de ‘tó’

 

ROSA MARÍA Garzón Íñigo
30/06/2019

Yes cierto, en esta preciosa ciudad y tierra que nos ha tocado vivir primero y hemos elegido después, tenemos de tó y no nos falta de ná. Hasta la belleza nos acompaña. Mucho hemos escuchado hablar de la belleza sureña, pero en nuestro territorio podemos estar orgullosos de lo bien parecidos de nuestras gentes. La juventud viene pisando fuerte, auténticos bellezones como el placentino Mario Fuentes (21 años), Míster Internacional Cáceres, que competirá del 30 de junio al 6 de julio por alzarse con el título de este certamen en el que por primera vez participa un vecino de la villa.

Con buen criterio, Mario ha elegido lucir el traje típico de belloso, propio de Cabezabellosa, para el desfile de traje regional que tendrá lugar durante el certamen, precisamente por su vistosidad. Bien es verdad que los trajes regionales del norte extremeño están llenos de color, sobre todo los femeninos. Lo acreditan complementos como el pañuelo de mil colores de la zona de la comarca de la Vera o la gorra montehermoseña, por poner solo dos ejemplos, así como cintas y zapatos bordados.

Pero los trajes masculinos no se quedan atrás. En este caso en concreto, la cercanía a la frontera castellana y a la raya salmantina, aportan a la indumentaria una rica mezcla de ambas comunidades autónomas. El conjunto, elaborado en el curso de confección de trajes regionales de la Universidad Popular Fray Alonso Fernández de Plasencia, bajo la maestría de Loren Asensio acompañada de su equipo, está compuesto por camisa, chaleco con doble botonada y solapas bordadas, pantalón por debajo de la rodilla, rematado en los laterales con bordados picados muy coloridos y acompañado de faja con bordado central de hilo floreado y con colores rojos, verdes o amarillos y polainas de paño, corona la vestimenta un sombrero de queso , que consigue una apariencia muy parecida al charro salmantino.

Sin duda no va a ser solo la percha del muchacho lo bonito, sino el ajuar que lo viste, seña de identidad de la tierra y ocasión para dar a conocer las bondades de la provincia, que como todo tiene detractores, quienes no ven con buenos ojos estos concursos y partidarios, quienes encuentran una oportunidad de promoción de lo nuestro, pues por encima de la belleza física de los aspirantes se valorará lo realmente importante, su belleza interior.