+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ESTE PROYECTO DE MOVILIDAD LO INICIÓ EL VIRGEN DEL PUERTO EN 2011 Y SUBRAYA LA EXPERIENCIA QUE LES APORTA

Trabajar en Burdeos con el instituto

Cinco alumnos de este instituto viajan hoy a Francia para hacer prácticas en varias empresas

 

Viajeros: Alumnos que han viajado ya, junto a otros que hoy salen para Burdeos. - TONI GUDIEL

Permanecer en una ciudad francesa durante 40 días, trabajando, pero también conviviendo, conociendo otras localidades europeas, el idioma y una experiencia de vida nada parecida a vivir con los padres y estudiar en el instituto.

Es lo que ofrece, desde hace ya siete años, el IES Virgen del Puerto a los alumnos de los ciclos de Grado Medio de electromecánica de vehículos e instalaciones eléctricas y a los de FP Básica. Gracias al profesor de Formación Laboral, a la sazón coordinador de programas europeos del centro, Luis Clemente, cada año un grupo de estudiantes puede viajar a Burdeos y realizar prácticas en empresas con las que tienen firmados convenios, por un periodo de 40 días. En el 2011, se marcharon cuatro alumnos y este curso serán nueve. Cuatro viajaron en noviembre y los cinco restantes salen hoy rumbo a Burdeos.

Clemente explica que, por sus estudios, deben realizar prácticas durante tres meses y, de manera voluntaria, hay estudiantes que optan por hacer una parte en la vecina Francia.

Pasan por un proceso de selección en el que se valora, no solo el expediente, sino también «su responsabilidad, iniciativa, capacidad de integración en un equipo de trabajo y madurez». Los seleccionados llevan realizando una preparación lingüística de francés desde septiembre.

Clemente resalta lo positivo de la experiencia, en el ámbito laboral, pero sobre todo, en el personal. Lo confirma Sergio Belloso que, con 22 años, viajó en noviembre a Burdeos. «Vienes más maduro, con la mente más abierto. El trabajo fue genial y el idioma muy bien. Te vas con poco y vienes con más. Al principio estaba asustado, pero después, me habría quedado allí».

Unai Martín, de 17 años, se ha marchado hoy y la semana pasada se confesaba «nervioso, son muchos días fuera», pero su amigo Jorge Gordo, que también pasó por la experiencia, le animó: «Es una experiencia única. Conoces gente de otros países, aprendes mucho. Si pudiera, volvería de cabeza».

Pulsa aquí