+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Una vaca alumbra en Monesterio un ternero con dos cabezas que murió al nacer

El extraño caso del parto de un becerro bicéfalo

 

Rufino Garrote con en becerro de dos cabezas. - RAFAEL MOLINA

RAFAEL MOLINA

MONESTERIO
22/07/2019

Una vaca, propiedad del vecino de Monesterio Rufino Garrote, alumbró un becerro con dos cabezas, que pese a resistir todo el embarazo, y nacer totalmente formado, no logró sobrevivir al parto.

 Aunque no se trata de un caso excepcional, para Rufino, que actualmente tiene 80 años y lleva más de 50 trabajando como ganadero, es un acontecimiento más que extraño; es más, es la primera vez que ha asistido un parto tan insólito como este.

Alertado por lo dilatado del alumbramiento de esta vaca, Rufino ató el animal a una higuera. “Metí la mano y sentí que el becerro, estaba vivo, se movía y traía las manos hacia delante”, con lo que todo apuntaba a que se trataba de un parto normal, explica Garrote, quien utilizando una cuerda tiró de la cría con todas sus fuerzas, hasta que logró el alumbramiento de este becerro. Su sorpresa fue mayúscula. El animal,  totalmente formado presentaba una anomalía genética nunca antes vista por este veterano ganadero. "Traía dos cabezas exactamente iguales"; nacidas del mismo tronco. El animal murió nada más nacer, probablemente, por la malformación que presentaba.

Imborrable

Rufino nunca olvidará el momento de este inusual parto, uno de esos momentos que con los que de vez en cuando sorprende la madre naturaleza y que dejan a todos asombrados. Aunque se trata de una situación extraordinaria y única en esta explotación ganadera, no es la primera vez que se tienen noticias de fenómenos similares. Cristina Hermoso, veterinaria de Monesterio, explica que "habitualmente estas anomalías suelen darse por efectos de la consanguinidad en la productividad de los bovinos".

Este tipo de alumbramientos, explica la veterinaria, "lo normal es que la cría muera en el útero materno", aunque pueden darse casos como este, "en el que el animal, debido a su malformación fallece en el momento del parto".