+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CRISIS DEL CORONAVIRUS

El Ayuntamiento de Montehermoso suspende las fiestas de los Negritos de San Blas

 

Los Negritos son claros protagonistas en las fiestas montehermoseñas. - N. A.

Nieves Agut
13/01/2021

El Ayuntamiento de Montehermoso, a través de la concejalía de Turismo que dirige la edil, Violeta Martín, ha anunciado la suspensión de la celebración de Los Negritos de San Blas, unas fiesta que está declarada de interés turístico regional. El consistorio, a través de un comunicado expone que ante la evolución de la situación epidemiológica y siguiendo las recomendaciones de la Junta de Extremadura, «hemos decidido suspender esta festividad, una de las más queridas y esperadas por todos los montehermoseños».

Asimismo, en el escrito se detalla que tras hablarlo con los propios integrantes del grupo de Los Negritos y el párroco del municipio, «hemos tomado esta triste decisión ya que las medidas de prevención contra la covid-19 no nos permiten celebrar la festividad de forma segura». Desde el consistorio se expone, además, que sé es consciente de lo que supone esta fiesta para los vecinos por lo que «nos provoca tristeza pero la asumimos con responsabilidad». Añaden que ahora el principal objetivo de todos es luchar contra la pandemia y poder salir de esta situación lo antes posible.

Finalmente, recuerdan que el 3 de febrero seguirá siendo festivo local, aunque no se podrán llevar a cabo los actos, entre éstos, las danzas de los Negritos. «Esperamos volver a disfrutar de ellos el próximo año con más ganas e ilusión», concluye la nota.

La festividad de San Blas tiene una arraigada tradición en Montehermoso, tanto es así que en 2006 fue declarada Fiesta de Interés Regional por la Junta de Extremadura. Respecto a sus orígenes, inciertos debido a la ausencia de fuentes escritas, la leyenda trasmitida generación tras generación, cuenta que el grupo de los Negritos lo formaban una familia muy pobre de siete miembros que todos los años por San Blas acudía a Montehermoso a pedir limosna a cambio de interpretar  danzas que gustaban mucho a los vecinos. Y así fue sucediendo año tras año hasta que el grupo, una vez agotado su repertorio, decide tiznarse la cara con corcha quemada para evitar así ser reconocidos por los vecinos. Pero éstos, en lugar de reprenderles les invitaron a volver cada año por las mismas fechas.

Temas relacionados