+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

denuncia de fundación triángulo

Dos jóvenes son agredidos en Cañamero por su orientación sexual

En una zona de baño

 

Charco de La Nutria de Cañamero. - EL PERIÓDICO

EFE
07/08/2020

Dos jóvenes han sido agredidos, uno de ellos con un puñetazo en el ojo, en una zona de baño de la localidad cacereña de Cañamero, debido a su orientación sexual y cuando se encontraban acompañados por los padres de uno de ellos, según ha informado este viernes la Fundación Triángulo.

Además de los hematomas en la cara que sufrió uno de ellos, ambos han tenido que ser tratados de varios ataques de ansiedad por lo sucedido. La oficina de Atención a Víctimas por LGBTIFobia ya atiende a los dos chicos, que han presentado la correspondiente denuncia, mientras que el Ayuntamiento del municipio ha condenado los hechos en las redes sociales.

Según el relato de la Fundación Triángulo, recogido en nota de prensa, los hechos sucedieron el pasado lunes, cuando los dos jóvenes acudieron a pasar un día de ocio, acompañados por la madre y el padre de uno de ellos, al lugar conocido como charco La Nutria. Desde su llegada recibieron insultos de un varón de entre 35 y 40 años que eran secundados por su familia, que le acompañaba en ese momento, según este relato. Así, los presuntos agresores estuvieron increpando a la pareja de jóvenes al grito de “bujarras, maricones, maricones de mierda”, mientras que las víctimas se mantenían en silencio para no generar mayores conflictos.

Pasado el tiempo, el padre de uno de los chicos les recriminó su actitud y les pidió que cesaran en los insultos, a lo que los supuestos agresores respondieron con actitud violenta. En ese momento, uno de los agresores agarró al padre del cuello, al tiempo que le advertía “soy boxeador y te voy a partir la cara” y, cuando la madre y los chicos trataron de frenar esta agresión física, uno de ellos recibió el puñetazo en el ojo, ha explicado la Fundación Triángulo.

Varios testigos afearon la actitud de los supuestos agresores y les pidieron que se marcharan del lugar, además de solicitar la presencia de la Guardia Civil, que se personó en el lugar.

Desde Triángulo, su secretario Hugo Alonso ha querido poner de manifiesto que son ya tres las agresiones vividas durante el verano en Extremadura y que, a falta de una revisión más profunda, “el verano de 2020 podría convertirse en el peor verano en lo que a delitos de odio se refiere” desde la creación de la Oficina de Atención a Víctimas en 2016.

Un total de 15 personas han sido víctimas por LGBTIFobia en la región en lo que va de año, “a pesar de que hemos vivido varios meses en confinamiento domiciliario”, ha afirmado Alonso. “Lo sucedido es un hecho totalmente aislado, no solo en Cañamero sino en los pueblos de nuestra región, si bien la mayoría de agresiones se producen en ciudades.

Es importante además hacer saber que los agresores no residen en Cañamero, sino que podrían haber llegado hasta la zona simplemente a pasar el día”, ha expuesto. Triángulo, que condena la agresión, pondrá en conocimiento de la Fiscalía de Delitos de Odio lo sucedido para propiciar su implicación en el proceso judicial.

Actualmente los jóvenes están en proceso de valoración previa para acceder a atención psicológica por lo sucedido y ya han realizado las primeras consultas al equipo jurídico de la oficina de atención a víctimas.

 
 
2 Comentarios
02

Por Carbono14 17:33 - 07.08.2020

Totalmente de acuerdo con Sam McCloud, espero que a ese supuesto boxeador se le quiten las ganas de pelea en la cárcel, y de paso lo mismo alli aprende geografía a base de mirar Cuenca.

01

Por Sam McCloud 15:14 - 07.08.2020

Cuánto cavernícola queda en este país y en esta región. Estos supermachotes que se creen con derecho a insultar y agredir a los homosexuales por el mero hecho de serlo, deberían pasar una buena temporada entre rejas, rodeados por matones de verdad que no tienen escrúpulos en partirle la cara y las piernas a cualquiera, pero de verdad, no de palabra.