+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA FIESTA DE INTERÉS TURÍSTICO NACIONAL COMENZÓ AYER Y CONTINUARÁ DURANTE LA JORNADA DE HOY

Desde las entrañas de Jarramplas

El mítico personaje regresa estos días a las calles piornalegas, llenas de tradición y alboroto

 

Quintas 8 Este año cumplen la mayoría de edad y colaboran en las fiestas. - FOTOS: TONI GUDIEL

Primera salida 8 Las lluvias de nabos sobre Jarramplas comenzaron y arreciaron con su primera aparición, a partir de las diez de la mañana de ayer, en el municipio de Piornal. - FOTOS: TONI GUDIEL

ROSA MARÍA GARZÓN prov-caceres@extremadura.elperiodico.com PIORNAL
20/01/2018

Puro sentimiento destila esta Fiesta de Interés Turístico Nacional, que durante ayer y hoy se celebra en Piornal, cuyas calles siembra de nabos estratégicamente repartidos.

Es principio y final. Final, porque culmina la preparación que, durante al menos tres meses, llevan a cabo tanto el enmascarado del año como sus mayordomos, familiares y amigos. Todos contribuyen, arrimando el hombro, en las tareas necesarias para cumplir con lo establecido en cada uno de los ámbitos: tradicional, de seguridad, religioso... Y principio, porque se ‘estrena’ y entrena el próximo Jarramplas 2019, una preparación necesaria ante la decisión voluntaria y responsable de ser el protagonista, heredero de tal honor al año siguiente. Un modo de ‘ver las orejas al lobo’.

Como si de un gen inscrito en el ADN se tratara, esta herencia une a familias enteras que comparten el mismo sentimiento y devoción. La media de salidas de un piornalego representando al mítico Jarramplas, a lo largo de su vida, es de tres, dada la larga lista de espera existente para serlo desde niño. Niño que, generalmente, ya ha sido el ‘que repite’ en las Alborás, en alguna ocasión.

Jarramplas realizó ayer sus primeras salidas y Piornal volvió a convertirse en una fiesta. El riesgo siempre está a escasos metros del colorido tamborilero. Las contusiones, por trayectoria o cercanía, sólo se evitan si la posición es alejada. En una hora, cuatro contusionados, tres en la cabeza y uno en la pierna. Lo normal, aseguran, nada de gravedad.

Tan sólo en el día de ayer, tras una de las salidas de Cándido Moreno (este año Jarramplas), una veintena de orgullosos y valientes jóvenes portaron el pesado traje y su máscara para, tamboril al costado y cachiporra en mano, aguantar la dura lluvia de nabos, al son que toca en cada momento. Satisfacción en las entrañas manifiestan sentir los piornalegos, al mantener viva esta fiesta.