+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA VISTA ORAL TENDRA LUGAR EL PROXIMO 10 DE DICIEMBRE EN LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE CACERES

Un jurado juzgará a un vecino de Navalvillar de Ibor por asesinato

Mató de un disparo de escopeta a una vecina con la que tenía mala relación. El fiscal solicita su internamiento en un centro psiquiátrico durante 20 años

 

CARLOS ORTIZ
30/11/2012

Un Tribunal del Jurado juzgará el próximo 10 de diciembre en la Audiencia Provincial de Cáceres a un vecino de Navalvillar de Ibor acusado de un delito de asesinato con alevosía. La fiscalía solicita su internamiento en un centro psiquiátrico durante 20 años al concurrir la eximente de anomalía o alteración psíquica recogida en el artículo 20 del Código Penal. Además, el Ministerio Público pide que indemnice con un total de 370.000 euros al marido y los cuatro hijos de la vecina de 59 años a la que, presuntamente, mató de un disparo de escopeta el 27 de abril del 2010.

En su escrito de calificación, la fiscalía expone que L. M. F., mayor de edad y sin antecedentes penales, residía en Navalvillar a 40 metros de su víctima, con la que mantenía malas relaciones y que solía acudir a visitar a su hermana, "con cierto grado de deficiencia psíquica".

Según las conclusiones del fiscal, "el acusado, movido por el propósito de acabar" con la mujer, "se apostó detrás de la puerta de su domicilio con una escopeta del calibre 20, marca LIG, modelo PR, de la que poseía la correspondiente licencia de armas dada su condición de cazador aficionado". A continuación, continúa el escrito del Ministerio Público, "permaneció oculto tras una cortinilla de canutillo, colocada precisamente en la entrada de la puerta, lo que impedía que pudiera ser visto desde el exterior de la vivienda".

LOS DETALLES Transcurridos unos minutos, y al comprobar que la mujer se disponía a abandonar su domicilio, indica el fiscal, "esperó a que cruzase la plaza conocida como el Llanillo, y cuando se encontraba a unos cinco o seis metros de distancia, asomó el cañón de su escopeta a través de la cortina y, de forma totalmente sorpresiva para su víctima, efectuó un único y certero disparo a la altura del tórax, que penetró por la axila izquierda, perforando el pulmón izquierdo, corazón y pulmón derecho, ocasionando de esta manera su muerte inmediata".

Según las conclusiones del fiscal, en el momento en el que cometió los hechos, el acusado "padecía un trastorno delirante crónico de auténtica psicosis, que le privaba totalmente de su capacidad de conducirse con voluntariedad libre frente a los hechos que se le imputan".

El Ministerio Público entiende que, "dada la cronicidad del delirio, la edad, la personalidad y el nivel intelectual del acusado, el pronóstico de trastorno que padece es de difícil resolución, persistiendo la peligrosidad significativa inherente al mismo". El fiscal establece indemnizaciones de 90.000 euros en concepto de responsabilidad civil para el marido de la víctima y de 70.000 euros para cada hijo.