+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

para interpretar las estrellas

Montánchez estrena el 29 de marzo el mirador celeste situado en el castillo

Un acto que incluirá observación astronómica guiada, contemplación de planetas, estrellas y constelaciones y planetario móvil

 

Imagen de archivo del cielo con estrellas. - ALBERTO VALDÉS

EFE
18/03/2019

El municipio cacereño de Montánchez estrenará su mirador celeste, ubicado en su fortaleza almohade del siglo XII, el 29 de marzo en un acto que incluirá observación astronómica guiada, contemplación de planetas, estrellas y constelaciones y planetario móvil.

Según ha explicado la alcaldesa de Montánchez, María José Franco, el acto dará comienzo con una ruta hacia la fortaleza montanchega, conocida popularmente como 'balcón de Extremadura', para posteriormente llevar a cabo la observación astronómica.

El planetario móvil permanecerá instalado a lo largo de toda la jornada, en centros educativos por la mañana y en el espacio cultural del Ayuntamiento de Montánchez por la tarde y la inscripción para participar en esta actividad de astroturismo se debe hacer en el propio consistorio.

Con la instalación de este mirador celeste, Montánchez entra a formar parte de la red de miradores celestes con la que la Junta de Extremadura busca potenciar el turismo astronómico.

"Es una apuesta innovadora que aprovecha la calidad de nuestros cielos y el valor de nuestro patrimonio", ha declarado la alcaldesa, quien ha añadido que se hace en el castillo, "en pleno corazón del patrimonio montanchego, con una piedra fresada sobre la que se refleja el firmamento, para interpretar las estrellas".

La inversión, unos 16.000 euros, la ha realizado íntegramente el consistorio y se trata de una piedra fabricada para soportar condiciones climatológicas extremas, que cuenta con un sistema energético autónomo, basado en una placa solar.

En principio, el mirador se iluminará dos horas cada noche, para sumar un nuevo atractivo a la fortaleza, que sigue inmersa en las excavaciones en la bodega del siglo XV, una de los pocas bodegas de esa fecha que aún quedan en España.