+
Accede a tu cuenta

no

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL PRIMER MIAJADEÑO QUE NACE EN LA LOCALIDAD, EN LA HISTORIA MÁS RECIENTE

Un parto inesperado

Una vecina de Miajadas dio a luz a su bebé, el pasado lunes, en el centro de salud de la localidad y que, gracias al trabajo y la profesionalidad de los trabajadores del centro, todo salió lo mejor posible

 

Profesionalidad 8 El centro de salud de Miajadas acogió el primer y único parto en la localidad. - CEDIDA RTV MIAJADAS

Poder ayudar a traer una nueva vida al mundo tiene que ser especial. Y más si ocurre en un centro de salud, un espacio que no está del todo preparado para tan importante momento. Pero ahí es donde se demuestra la profesionalidad y el buen hacer del personal sanitario español y, en este caso, extremeño y miajadeño, pues el pasado lunes una vecina de Miajadas dio a luz a su bebé en el centro de salud de la localidad.

Eran las 9.40 de la mañana y los profesionales del centro de salud de Miajadas, con su matrona a la cabeza, estaban preparados para recibir a una vecina en estado gestante y que, seguramente, estaría de parto, como así se confirmó poco después. La mujer, que era primeriza, llegó en camilla, nerviosa y acompañada de su pareja.

Un parto inminente

«Entramos en la consulta, la exploré, hice la valoración y, efectivamente, estaba de parto, tenía dilatación completa y la cabeza muy baja. La tranquilicé y la confirmé que el bebé nacería allí porque no daba tiempo a trasladarla a ningún hospital», explicaba Victoria Corchero, matrona del centro de salud de Miajadas.

En ese momento todos los trabajadores disponibles se pusieron en marcha para asistir al parto. La madre se tranquilizó «y a las diez de la mañana nació el bebé, un varón que pesó tres kilos y 360 gramos». Así, el bebé se convirtió el lunes en el primer miajadeño, en la historia moderna, nacido en Miajadas y en el centro de salud. «Una muestra del trabajo bien hecho y de que también ayudamos a traer vidas», aseveraba Victoria.