+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Han iniciado el curso con las medidas de prevención necesarias frente al virus

Las personas usuarias del centro Aspace de Trujillo retoman sus actividades

 

Las personas usuarias del centro han iniciado el curso este mes. - Aspace

El centro trujillano de Aspace Cáceres ha retomado recientemente su ritmo habitual, adaptado, por supuesto, a las necesidades derivadas de la crisis sanitaria del coronavirus. De esta manera, tras el confinamiento, donde mantuvieron el contacto a través de teletrabajo, los profesionales y las personas usuarias han ido retomando la normalidad en los últimos meses, eso sí, tras las mascarillas.

Esta es solo una de las novedades a las que están teniendo que adaptarse, ya que cada día, cuando acceden al transporte que les lleva al centro, deben tomarse la temperatura e higienizarse las manos y las suelas de los zapatos, algo que repiten a la entrada de las instalaciones cada mañana, para prevenir todo riesgo de contagio de la covid-19.

Elena Galán, responsable de comunicación del centro trujillano, cuenta que los usuarios que conviven en la sede, de 9.30 a cinco de la tarde, están divididos entre el centro ocupacional y el centro de día, además de en Atención Temprana y Habilitación Funcional, servicios que ya están activos.

Los primeros, ya han empezado a desarrollar los talleres pertenecientes a las áreas de jardinería, carpintería y manualidades, en los que llevarán a cabo durante el curso, actividades de mantenimiento del centro, como el encalado de las paredes, la restauración de muebles y la elaboración de las agendas de los compañeros. Los segundos realizarán actividades especializadas acompañados por terapeutas en el aulas y en grupos.

Además de esta batería de actividades, los usuarios contarán en este curso con una ampliación de horas en las sesiones con la psicóloga, la terapeuta y la educadora social del centro, con las que se desarrollarán, en grupos reducidos, actividades cognitivas y de gestión emocional, además de refuerzo en habilidades sociales. Una cuestión que se ha reforzado recientemente en los servicios de la entidad.

Por el momento, todas los proyectos previstos están enmarcados en el recinto habitual, aunque, si la pandemia lo permitiera, no se descarta volver a solicitar el huerto social ubicado en el parque de San Lázaro, para ampliar los espacios de jardinería.