+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CORIA 3 LA IMAGEN SE UBICA EN LA CAPILLA DEL SEMINARIO MAYOR

Restauran la talla de San Pedro Apóstol del siglo XX

Las labores las realiza la Escuela de Bellas Artes Bufón Calabacillas

 

Estado actual que presenta la talla tras su restauración. - CEDIDA

NIEVES AGUT prov-caceres@extremadura.elperiódico.com CORIA
31/01/2019

La Escuela de Bellas Artes Bufón Calabacillas de Coria ha llevado a cabo la restauración de la talla de San Pedro Apóstol de principios de siglo XX. Precisamente, el director de dicha Escuela, Fernando Domínguez, ha sido el encargado de presentar los trabajos de restauración en un acto abierto al público el día 28 en la catedral. Durante su intervención, Domínguez explicó que las labores, que duraron más de un año, han posibilitado que la imagen de San Pedro Apóstol «pudiera volver al lugar de origen», como es la Capilla del Seminario Mayor.

Asimismo, señaló que la talla está realizada con ensamblado de tablas de madera al hilo y a su volumen general se le añaden elementos tallados aparte como es la cabeza, las manos y la peana. En la parte frontal de la cabeza se ensambla una pieza de escayola que hace de mascarilla y sostiene los ojos. En algunos ensambles se observa, además, el uso de la tela encolada para reforzar uniones de piezas. Sobre la talla se ha aplicado una capa de estuco compuesta por sulfato cálcico y cola de conejo. En esta talla todos los tejidos son del mismo color ocre.

Domínguez explicó que previamente los alumnos realizaron un estudio exhaustivo de los daños en la imagen como la pérdida de madera, posiblemente de una caída, que le originó además grietas de todos los tamaños, falta de dedos en la mano izquierda y también la falta de una de las llaves. A esto se suma la suciedad, acumulación de polvo y manchas con restos de cera de velas, golpes y raspaduras por todo el conjunto, numerosas lagunas de policromía y dorado y oxidación de los barnices que le han cambiado los colores originales.

Tras examinar los daños, se propuso dar a la imagen un tratamiento del soporte con pegado y sellado de las grietas con cola fuerte. Después, sostener ambos hombros con una barra roscada y reintegrar el volumen con espigado de las grietas más grandes para continuar con estucado y limpieza en toda la talla y acabar con la reintegración de color con acuarela. Finalmente, recalcó que los trabajos se han realizado por un equipo formado por alumnos y profesores «de manera altruista».