+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

podría no jugar hasta entonces

Romario anuncia su retirada definitiva para el 30 de marzo

 

Romario anuncia su retirada definitiva para el 30 de marzo -

EFEEFE 02/02/2008

En otro de sus ya incontables amagos de "colgar las botas", el veterano goleador y también técnico brasileño Romario de Souza Farías anunció hoy el retiro definitivo de las canchas para el próximo 30 de marzo, fecha en la que finaliza su contrato como jugador del Vasco da Gama.

El canal TV Globo señaló que el 'Baixinho' (bajito), quien el pasado martes cumplió 42 años, aseguró que "no existe la posibilidad" de renovar su contrato con el equipo de Río de Janeiro.

La suspensión de 120 días que pesa sobre el técnico-jugador, después de dar positivo en 2007 en un control antidopaje por usar un fármaco prohibido en un remedio para la caída del cabello, fue uno de los motivos que aceleraron el que parece ahora si el retiro definitivo de las canchas del artillero. El delantero, sin embargo, espera una reducción de la pena para poder actuar en algunos partidos de la Primera División del Campeonato Carioca, que se disputa en el estado de Río de Janeiro.

"Mi contrato va hasta el día 30 (de marzo) y espero jugar, si me dejan. Espero que ellos (el Supremo Tribunal de Justicia Deportiva, STJD) sean más sensatos por todo lo que yo hice. Infelizmente, si no reducen la pena, me retiro sin jugar más", declaró el atacante.

El próximo 14 de febrero el STJD decidirá sobre la apelación presentada por la defensa del ex atacante de los clubes españoles Barcelona y Valencia y del holandés PSV Eidhoven.

El mejor jugador del mundo en 1994, año en que ganó el 'Pichichi de Oro' como máximo artillero en España y el título de goleador y campeón con Brasil en el Mundial de Estados Unidos, también militó en equipos de Arabia Saudí, Estados Unidos y Australia. Con más de 1.000 goles en su cuenta, Romario integró la selección brasileña de fútbol-playa y defendió a los clubes Fluminense y Flamengo, también de Río de Janeiro.