+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Audiencias

 

E n un contexto social en el que, como hemos reiterado en multitud de ocasiones, es menos interesante la profundización en los mensajes, que el efecto sorpresa del titular, estamos dirigidos mentalmente por el volumen de las audiencias.

En efecto es mucho más influyente la medición, supuestamente veraz, del resultado de la efectividad de un discurso, que del propio contenido.

Lo hemos comprobado en las últimas campañas electorales. Bueno, en realidad, lo veníamos comprobando desde años atrás. Apenas nadie lee los programas que presentan los distintos partidos. En realidad, apenas se redactan programas, en el sentido estricto.

Ahora, convienen más los decálogos de medidas resumidas. Los dípticos repletos de imágenes. Y, sobre todo, las campañas remitidas desde las redes sociales que multiplican el añejo boca a boca. Incluyendo las denominadas, de toda la vida, mentiras.

Puede parecer una frivolidad pero, lo cierto es, que solo las élites, fundamentalmente intelectuales, son aquellas que verdaderamente se preocupan por lo que pudieran decir las letras pequeñas del catálogo de ofertas que nos presentan. Si bien es verdad, que, en ocasiones, aunque solo sea de un modo efectista, algunos se preocupan de elaborar un denso producto difícil de digerir para una mayoría acostumbrada a que todo vaya demasiado rápido.

Hay que reconocer que, sobre todo desde la izquierda, se siguen los modelos participativos. Se escucha a numerosos colectivos. Se recogen propuestas. Se suman a iniciativas que finalmente identifican a la sociedad que se ve reflejada en los documentos.

Sin embargo, la rentabilidad se mide en concepto de masas. El número es más determinante que el principio. El no detenerse mucho tiempo en lo mismo resulta más operativo que el debate sin límites.

De esta manera, al final se trata de definir quién es capaz de conseguir ser atractivo para la audiencia. Y ésta, a su vez, no se tiene por qué ver reflejada en la razón, si no en el volumen.

Así, las voces. Así, el ruido.

Apúntate a nuestra Newsletter

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España