+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ACOMPAÑADO POR LA GUARDIA CIVIL

El empleado que tiró una nevera por el monte, obligado a recogerla

El individuo, que trabajaba para una empresa de residuos, se enfrenta a una multa de 45.000 euros. La empresa ha sido denunciada por una "gestión irregular continuada" de los electrodomésticos

 

Captura del vídeo en el que se ve al hombre, ayudado por un compañero, recuperando la nevera que tiró en un monte de Almería. - TWITTER / @AUGC_COMUNICA

EL PERIÓDICO
01/08/2019

El hombre que se grabó tirando una nevera por el monte en Almería ha vuelto al lugar del delito. Y lo ha hecho, acompañado por la Guardia Civil, para recoger el electrodoméstico y volverlo a subir, ladera arriba. Muchos en las redes han querido ver en esto justicia poética. Los agentes le han grabado en vídeo y lo han difundido.

Así como tirar la nevera ladera abajo le resultó una tarea muy fácil --un empujoncito y ya--, esta vez el individuo ha sudado para subir el electrodoméstico. Ha necesitado una cuerda y ayuda de otro compañero. Y aún así, las ha pasado canutas dado lo abrupto del terreno, arenoso y lleno de rocas. A diferencia de lo que ocurrió en el vídeo que el hombre difundió, en esta ocasión no le han quedado fuerzas para reírse.

El hombre, que para más inri trabajaba en una empresa de gestión de residuos de Olula del Río, se enfrenta a una posible sanción de hasta 45.000 euros. Según el sindicato AUGC, el individuo ha sido despedido de la empresa.

El teniente del Seprona de la Comandancia de Almería, Sergio López, ha explicado que el individuo, tras ser identificado el lunes, reconoció los hechos, se mostró colaborador y llevó a los agentes al lugar donde tiró el frigorífico. "Se siente arrepentido", ha dicho el portavoz del instituto armado, que ha detallado que el hombre argumentó que pensaba "que eso había sido un vertedero de toda la vida y podía arrojar allí todo este tipo de aparatos electrónicos". El hecho es que este tipo de acciones suponen una infracción de la Ley de Residuos, con sanciones graves de 900 a 45.000 euros, y en caso de tratarse de residuos peligrosos de 9.000 a los 45.000, además de la responsabilidad de la empresa.

LA EMPRESA, DENUNCIADA

De hecho, la Guardia Civil no solo ha denunciado al hombre sino también a la empresa. Tras identificar al individuo y comprobar que el vehículo que llevaba iba a nombre de una empresa distribuidora de electrodomésticos", pusieron el foco en dicha empresa, al tener esta "una responsabilidad tanto como por la supervisión de control del trabajador como por una gestión irregular continuada de esos residuos".

La investigación ha permitido descubrir la existencia de "irregularidades continuadas en el tiempo con respecto a los residuos". "En ese momento la empresa dispone de más de 70 aparatos que están indebidamente almacenados y gestionados, se inician las actuaciones administrativos por infracciones a la Ley de Residuos y se continúa la investigación por si pudiera haber alguna responsabilidad del ámbito penal", ha explicado López.

Los agentes constataron además que en la empresa no había ningún contenedor para depositar electrodomésticos y que desde hacía diez años no había ningún justificante de entrega de estos electrodomésticos a ningún gestor autorizado.

El portavoz de la Guardia Civil ha recordado que este tipo de aparatos "pueden contener elementos peligrosos como gases perjudiciales para la capa de ozono y que una emisión continuada puede conllevar daños perjudiciales para el medio ambiente".

Apúntate a nuestra Newsletter

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España