+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

sentencia del tribunal europeo de derechos humanos

Estrasburgo avala las ‘devoluciones en caliente’ en la frontera con Melilla

Estima también que los inmigrantes se colocan en una situación de ilegalidad. Considera que España no violó el convenio que prohíbe las expulsiones

 

Inmigrantes encaramados a la valla de la frontera de Melilla, en una imagen de archivo. - F.G. GUERRERO/ EFE

EVA CANTÓN
14/02/2020

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo avala la controvertida política de devoluciones en caliente en la frontera de Melilla al entender que España no violó el convenio europeo cuando expulsó a dos subsaharianos el 13 de agosto del 2014.

Pese a condenar esta práctica en sentencias anteriores, la Gran Sala del Tribunal ha concluido este jueves que fueron los propios migrantes quienes se colocaron en una situación de ilegalidad al saltar la valla. El fallo, adoptado por unanimidad, es definitivo y no admite recurso.

«De manera deliberada intentaron entrar en España franqueando el dispositivo de protección de la frontera con Melilla en lugares no autorizados, dentro de un grupo, aprovechando el efecto masivo y recurriendo a la fuerza», argumenta la corte.

El tribunal sostiene que la ausencia de una decisión individual de alejamiento se puede imputar al hecho de que los demandantes no usaron los procedimientos de entrada oficial existentes y que la devolución en caliente se debe a su propio comportamiento. En definitiva, considera que España no ha violado el artículo 4 del protocolo del Convenio que impide las expulsiones colectivas, ni el artículo 13 sobre el derecho a un recurso efectivo.

El caso nació a raíz de la denuncia por la expulsión a Marruecos de dos ciudadanos -el maliense N.D., nacido en 1986, y el costamarfileño N.T, nacido en 1985- que intentaron entrar ilegalmente en España saltando la valla de Melilla el 13 de agosto del 2014.

En octubre del 2017 el tribunal condenó a España por haberles entregado a las autoridades marroquíes en contra de su voluntad, sin ser identificados y sin ninguna medida administrativa o judicial previa. Entonces entendió que fue una expulsión colectiva contraria al Convenio Europeo de Derechos Humanos e impuso una indemnización de 5.000 euros a cada uno de los dos demandantes por daños morales.

El Gobierno del Partido Popular legalizó las llamadas devoluciones en caliente en 2015 abriendo la puerta a la expulsión inmediata de quienes sortean de manera irregular los puestos fronterizos de Ceuta y Melilla. A los migrantes no se les identifica, ni se les abre un expediente administrativo ni se les ofrece asesoría jurídica para determinar si pueden optar al asilo. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, recordó ayer que las devoluciones se hacen en el marco de la normativa española.