+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Holanda rebaja el límite de las autopistas de 130 a 100 km/h por la contaminación

Solo se podrá a circular a la actual velocidad entre las 19 horas de la tarde y las 6 de la mañana. La decisión es fruto de un recurso presentado por una organización ecologista

 

Una autopista holandesa próxima a Amsterdam. - AP PETER DEJONG

SILVIA MARTINEZ
14/11/2019

Controlar las emisiones contaminantes se ha convertido en un objetivo prioritario para la Unión Europea y en un verdadero quebradero de cabeza para algunos gobiernos como el de los Países Bajos. Pese a la controversia que genera, a raíz de una sentencia judicial, el Ejecutivo holandés ha decidido rebajar la velocidad máxima en sus autopistas, desde los 130 km/h actuales hasta los 100 km/h, como la fórmula principal para contener las elevadas emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx).

Según los planes anunciados esta semana por el Ejecutivo que lidera el liberal Mark Rutte, solo se podrá circular a 130 km/h entre las 7 de la tarde y las 6 de la mañana. Fuera de ese horario los conductores que circulen por las autopistas holandesas tendrán que echar el freno y controlar que la aguja no supere el nuevo límite. Cuando la medida entre en vigor en cuanto las nuevas señales estén listas, probablemente en enero o febrero de 2020- Holanda se convertirá en uno de los países de la Unión Europea con las normas más restrictivas en materia de velocidad.

Actualmente, según la agencia europea del medio ambiente, al menos una docena de países tienen un límite máximo de 130km/h entre los que figuran Francia. Solo Chipre con una limitación general fijada en los 100km/h- y los nórdicos de Suecia y Finlandia donde oscila entre los 100 en invierno y los 120 km/h- mantienen un límite de 100km/h en las autopistas.

MEDIDA DE COMPENSACIÓN

"A nadie le gusta pero hay intereses más grandes en juego", advertía este miércoles el primer ministro holandés tras la decisión adoptada por su coalición de gobierno. "Tenemos que actuar porque nadie quiere que los Países Bajos se queden bloqueados mientras existe una gran necesidad de carreteras y viviendas", justificaba el político liberal que pretende construir más de 75.000 viviendas de bajo consumo energético a partir de 2020 y poner en marcha siete grandes proyectos de carreteras.

Todo empezó en 2017 con la protesta de una pequeña asociación sin ánimo de lucro Mobilisation for the environment- que decidió impugnar el sistema introducido dos años antes por el gobierno para limitar la contaminación por nitrógeno, proteger los 160 espacios de la red Natura 2000 que tiene Holanda y cumplir con la Directiva de Hábitats. Según este sistema, la industria y los agricultores podían contrarrestar emisiones con medidas compensatorias aunque no hubiera evidencias de su impacto.

Sin embargo, un tribunal holandés echó por tierra en mayo pasado el mecanismo al considerar que la forma de calcular las emisiones al evaluar las licencias de los proyectos de construcción era cuestionable y entraba en conflicto con la legislación europea. El resultado fue la suspensión automática de miles de proyectos de construcción, incluida la expansión de un aeropuerto al este de Amsterdam.

IMPACTO DE LA AGRICULTURA

La decisión de recortar la velocidad en las autopistas es la respuesta más llamativa y probablemente polémica pero es una más dentro de un plan mucho más amplio que pretende reducir no solo los elevados niveles de nitrógeno procedentes de la combustión de los motores, que afectan a la calidad del aire y aumentan el riesgo de sufrir enfermedades respiratorias, sino también del amoníaco de los fertilizantes y el estiércol que se filtra en los ríos y afecta a peces y algas.

De hecho, el grueso de las emisiones de NOx en Holanda proceden de la agricultura y de la cría intensiva de ganado y a ellos se dirigen otras de las medidas planteadas. Se trata de un sector que lleva meses en pie de guerra y que ha llegado a plantar sus tractores en el corazón de La Haya en protesta por esta nueva legislación medioambiental que también contempla, por ejemplo, modificar la composición del alimento de los animales, con una reducción de las proteínas, para recortar de paso la cantidad de amoniaco en el estiércol.

Pese a las expectativas del gobierno holandés, los planes han desatado ya muchas críticas. "El paquete de medidas solo pretende ser una medida de emergencia para que la construcción vuelva a funcionar sin problemas. Contiene medidas a corto plazo pero el gobierno no tiene una visión del problema a largo plazo", ha lamentado Mobilisation for the environment que crítica que hayan optado de nuevo por un método de compensación: conducir más lento y reducir emisiones de óxidos de nitrógeno para, a cambio, construir más viviendas y autopistas.

Apúntate a nuestra Newsletter

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España