+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Un hombre de 77 años mata a su mujer de 73 en Granada

Es la quinta víctima de violencia machista este año en España

 

Minuto de silencio en Caniles. -

Minuto de silencio en Caniles. -

LAURA TOLEDANO ARENAS GRANADA
24/01/2020

No habían pasado ni 24 horas del cuarto crimen machista ocurrido en La Puebla de Almoradiel (Toledo), cuando otra mujer fue asesinada presuntamente por su pareja en Granada. Los hechos sucedieron a última hora de la noche del miércoles en el domicilio que ambos compartían en la localidad de Caniles.

De confirmarse que se trata de un caso de violencia machista, este crimen supondría el quinto asesinato en lo que vamos de este 2020, una cifra que enciende todas las alarmas pues en solo 23 días la violencia machista ya se ha cobrado la vida de cinco mujeres.

El 23 de enero del pasado año ya eran seis las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas y desde el 2003 son 1.038 el número total de las víctimas de una violencia que no parece acabar nunca.

En el caso de Caniles, la mujer, de 73 años, fue hallada en la cocina de su domicilio en medio de un charco de sangre y con señales de haber sido apuñalada en el cuello. Antes de ser detenido por la Guardia Civil, la pareja de la víctima, de 77 años, se dirigió hasta un centro hospitalario donde admitió haber cometido un asesinato.

La Guardia Civil informó de que no existían denuncias previas por maltrato entre la pareja, hecho que se repite en los otros crímenes de este año. El Ayuntamiento de Granada ha declarado tres días de luto oficial por el asesinato y celebró ayer un minuto de silencio para mostrar «el absoluto rechazo de un pueblo que ha sido ejemplo de respeto hacia la mujer y que siempre ha sido referente en la lucha por la igualdad», según se leyó en un manifiesto.

En el 2018, en el 71% de los crímenes machistas tampoco existían denuncias previas por maltrato.

El que la víctima no denuncie puede suceder por una desconfianza en la eficacia de la justicia, porque la víctima depende económicamente del maltratador o por una falta de apoyo, denuncian los colectivos feministas. Estos factores hacen que la persona afectada se encierre en la situación de maltrato y esta pueda desencadenar en un final trágico.