+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

(los fantasmas de la) CALLE SUR

Ino el de La Corchuela

Calle no sé si llegará a tener, pero el cariño de todos lo tiene. Ino sigue trabajando sin descanso y La Corchuela es el mejor lugar para sentirse pacense

 

Ino el de La Corchuela - EL PERIÓDICO

Fernando Valbuena Fernando Valbuena
19/05/2019

Detrás de la portería, al otro lado de las redes, siempre había una pancarta de La Corchuela. En aquellos años de campos de tierra no nos faltó nunca su aliento. Nunca son cinco letras difíciles de pronunciar sin mentir, pero la Peña La Corchuela nunca nos faltó. Ni le faltó jamás a la fe que profesaba. No importaba cual fuera el campo, allí estaban ellos, los de La Corchuela. Llegaban antes que el autobús del equipo y la pancarta lucía hermosa antes de que entrara en el campo cualquiera de nosotros. Sabía de su entrega desde años atrás, pero en aquellos días de desierto y soledad se convirtieron para mí en el mejor de los ejemplos. Si en mí había desánimo, el solo hecho de verles, allí, agitando sus banderas, me llenaba de ilusiones. Partido tras partido. Ida y vuelta. La Corchuela. Siempre.

La Plaza Alta, Puerta Palma y La Corchuela. Tres monumentos que definen Badajoz. A cuál más representativo de la ciudad. Y no es La Corchuela el menor de ellos. Taberna, churrería, mesón... y templo blanquinegro. En pocos sitios se desayunan tostadas de jamón como en La Corchuela. Y aún son menos los locales en donde se tapea con tanto arte como en La Corchuela. Cien años de croquetas de jamón, de ensaladillas rusas y de lo que se tercie entre amigos, vino y cañas. Cien años de barra y de familia Jiménez.

Ino Jiménez, por ejemplo. Uno de los Jiménez, pero en Badajoz, Ino el de La Corchuela. Uno de los individuos más grandes que ha parido esta ciudad de frontera. Ino se merecía una estatua de bronce junto a la del Divino Morales. O junto a la de Menacho. Puede que Ino, en su modestia, no tenga ni sable ni pinceles, pero tiene un cuchillo de cortar jamón que merecería un museo solo para él. Ino derrocha corazón blanquinegro. Todo en Ino es blanquinegro. Ino, sacerdote de la religión blanquinegra, oficia en La Corchuela. De las paredes de tan entrañable taberna cuelga la memoria del club. Fotos memorables. Pedacitos de historia. Alineaciones con vocación de poema. Felix; De la Osa, Azcona, Fiestas; Zamorita, Pablito; Isidoro, Alonso, Salvador, Jiménez y Velázquez. Y, al fondo, Ino, incansable sigue cortando jamón y sigue despachando simpatía. Porque Ino es, ante todo, un buen hombre. Y, además, el mejor de los forofos.

En más ocasiones de las que quisiéramos, se confunde el forofismo con comportamientos en extremo deleznables. Malas maneras que nos hieren a todos. Que hieren con saña al fútbol y al club que decimos amar. Ino lleva años enseñándonos que se puede ser forofo y llevar el respeto y el decoro por santo y seña.

De ambas cosas nos dejó ejemplo en aquellos años. Aún lo comentamos mi buen amigo Diego Escobar y yo. Diego era por entonces el encargado de tratar, lo mejor que se pudiera, a la gente de los equipos rivales. Diego ha pasado a la historia del club por sembrar amistades sin cuento. Y en esa tarea, frente a los excesos de los exaltados, siempre tuvo la colaboración de Ino. Ino, que no es largo en palabras, ha sido siempre largo en ejemplos. En su afición desmedida, en su entrega constante... y hasta en su colaboración económica. Cuando más pobres éramos, cuando hasta pedir era quejumbroso, allí estaba él para echar una mano. Siempre.

En agradecimiento, el club le regaló una modestísima placa que ahora cuelga en La Corchuela. La placa recreaba las que nombran –en las esquinas- las calles de Badajoz, y en ella se leía su nombre. Ino bien se merece una calle, pienso yo. Por su bondad y por algo de los que muy pocos pueden presumir, su desmedida bonhomía.

Calle no sé si llegará a tener, pero el cariño de todos lo tiene. Ino sigue trabajando sin descanso y La Corchuela es el mejor lugar para sentirse pacense. Para presumir de Badajoz. Un escenario perfecto para interpretar a la ciudad y su geografía humana Lo mismo por carnavales que por Semana Santa. Ahora toca una fase de ascenso más. Ahora somos más, pero Ino seguirá ahí, organizando el viaje, vendiendo entradas y lo que se le pida. En el silencio, sin alharacas. Y con él, allá donde vaya nuestro querido y entrañable Club Deportivo Badajoz, el que se fundó en 1905, detrás de la portería, siempre una pancarta de La Corchuela.

Apúntate a nuestra Newsletter

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España