+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ENTREVISTA

MAXIMO CAJAL DIPLOMATICO JUBILADO : "El territorio de Olivenza es español"

 

El diplomático ya jubilado y escritor Máximo Cajal. - Foto:S. GARCIA

FERNANDO LEON 23/01/2004

NACIMIENTO MADRID, 1941

FORMACION DERECHO

CARGOS BANGKOK, PARIS, HONG KONG, GUATEMALA, SUECIA, CONSUL EN NUEVA YORK, EXDIRECTOR GENERAL

Después de una vida en la diplomacia española, Máximo Cajal se ve envuelto en la polémica por su libro Las fronteras improbables de España (Ceuta, Melilla, Olivenza y Gibraltar) , que ayer presentó en Badajoz.

-- ¿Sabe lo polémico que es hablar de Olivenza?

-- Me llama la atención que la prensa local diga que propugno el condominio de Olivenza. No han leído el libro. Al contrario, mantengo que la geografía da la razón a España, que el remedio sería peor que la enfermedad. Jamás me han oído hablar del condominio, yo abomino del hispano-británico que pretende este Gobierno.

-- ¿Puede ser origen de un conflicto como dice la CIA?

-- Me parece una exageración. Lo que sí digo es que es un irritante en la relación bilateral. Me sorprende que aquí haya molestado que hable del tema. Es una realidad y no se resuelve escondiendo la cabeza. No es como Gibraltar, pero está ahí.

-- ¿La solución?

-- No propongo soluciones, que conste, y en absoluto el condominio, pero habría que buscar alguna fórmula, que no tengo.

-- ¿Qué hacen los gobiernos?

-- En el caso de Olivenza mirar a otro lado, vanalizarlo.

-- ¿Por qué vincula la solución de Gibraltar a Ceuta y Melilla

-- No lo hago yo, sino gibraltareños y marroquíes. Sólo soy un mensajero; no invento nada, pero hay propensión a matar al mensajero. Me baso en la historia y mi experiencia, como diplomático he detectado esa vinculación y se reprocha a España un doble lenguaje. Es un tema que emponzoña la relaciones hispano-marroquíes. Como tenemos larga tradición de ingerencia y colonialismo en Marruecos, que costó mucha sangre, me pareció una obligación decir lo que pensaba, aunque sea tabú y levante ampollas.

-- La solución a estas situaciones van entonces de la mano?

-- Yo no establezco una vinculación. Creo que para cargarnos de razón moral España debe dar el primer paso para resolver un problema con Marruecos, que un día saltará. Hemos tenido un pequeño aviso. No sé por qué Mohamed VI permitió que seis gendarmes ocuparan Perejil, que es marroquí, pero imagino que es un mensaje, un tanteo.

-- ¿Cómo vio la respuesta?

-- Manifiestamente desproporcionada, y la Unión Europea, ante el alarde militar.

-- ¿Propone ceder las plazas?

-- Sí, aunque no echando el cierre, sino en una negociación con todo tipo de garantías para la población, permanecer allí, con todo tipo de bendiciones de la ONU y de la Unión Europea. Hablo de un acto de coraje político.