+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ayuda a los parados EN RIESGO DE EXCLUSIÓN

Proyecto Hombre ofrece formación a 4.600 personas con adicciones

Los centros facilitan la inserción laboral y social de los usuarios

 

EFE
17/05/2019

Más de 4.600 personas con problemas de adicción han recibido desde 2016 formación para el empleo a través de Proyecto Hombre, que dirige estos programas a parados de larga duración, empleados que como consecuencia del consumo están poniendo en riesgo su trabajo, y jóvenes que no han accedido al mercado laboral. Se trata del Proyecto de Integración Sociolaboral para personas con problemas de adicciones (Insola) financiado por el Fondo Social Europeo que concedió una subvención de 7,8 millones de euros a Proyecto Hombre para el periodo de 2016 a 2019, a través de la cual 20 centros Proyecto Hombre ofrecen formación para el empleo y facilitan la inserción sociolaboral a los usuarios.

El proyecto, presentado ayer y que culmina este año, pretende ayudar a las personas con problemas de adicción a conseguir la integración socio-laboral ofreciéndoles herramientas para reforzar su autoestima, responsabilidad y perseverancia y orientación sobre cómo presentar un curriculum o acudir a una entrevista de trabajo. El Insola está destinado a personas con trabajos precarios, parados de larga duración y perfiles de consumo complicados, empleados que, como consecuencia del consumo, están poniendo en riesgo su trabajo o personas inactivas susceptibles de insertarse laboralmente a medio-largo plazo.

Ejemplo de este programa es Albert, que llegó a Proyecto Hombre en un momento «muy difícil» de su vida y donde le ofrecieron formarse en cocina. «Me abrió un mundo de oportunidades porque pasé de no saber hacer más que un huevo frito a cocinar para 60 personas y tener la formación necesaria para poder trabajar en hostelería». A través de un anuncio en el periódico, Albert encontró un trabajo en el que su jefe empatizó con su situación y le dio la «gran oportunidad» de desarrollarse profesionalmente.

Según el Informe 2018 del Observatorio Proyecto Hombre, el 76 % de las personas que acuden a esta asociación contaban con un empleo en los tres años previos al tratamiento y, en el 60 % de los casos, se trataba de un trabajo a tiempo completo. Sin embargo, la mayoría de estos empleos eran poco cualificados.