+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

calle libre

Transiciones (2)

 

FERNANDO AYALA VICENTE Historiador
20/01/2018

Nos habíamos quedado la semana pasada en la década de 1960. Se empieza a mirar a otros países como Italia, donde el partido socialista y los demócratacristianos se habían aliado en el Gobierno, con un partido comunista muy fuerte.

Son los años en los que conviven inmovilistas, continuistas, aperturistas, desarrollistas, liberalizadores, reformistas y evolucionistas.

Con el comienzo de la década de los 70 se forman dos grandes grupos de oposición: la Junta, entorno al PCE y la Plataforma, entorno al PSOE y son cada vez más contundentes los mensajes de Libertad, Amnistía y Estatuto de Autonomía. Todo ello, fundamentalmente tras la muerte del Dictador, aderezado con un aluvión de huelgas y manifestaciones. Finalmente, se forma Coordinación Democrática, más conocida como la Platajunta, y se empieza a hablar de ruptura pactada o guiada. Surge entonces la Ley para la Reforma Política.

El 9 de abril de 1977, en medio de una gran polémica, se legaliza el PCE, su aceptación supuso para muchos, conseguir la denominada Transición militar. Tampoco olvidemos que fueron años muy duros de terrorismo ( tanto de ETA, como de otros grupos de extrema derecha o el GRAPO).

Un problema más era el territorial, algunos recordaban las teorías del socialista en el exilio, Anselmo Carretero Jiménez, que ya en 1962 hablaba de que España era una nación de naciones.

La triada Suárez, Areilza, Fraga, se saldó con el triunfo del primero que llevó a través de la Presidencia del Gobierno a cabo su objetivo de una reforma sin ruptura y del desencanto. Con el transcurso de los meses, se llegó al pasotismo, hasta que, con el intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, se produce el final del desencanto, culminado con la victoria en octubre de 1982 del PSOE.

En 1996 el triunfo del PP les sirvió a los nacionalistas catalanes para exigir más. No se conformaban con el Estado de las Autonomías. Jordi Pujol, tras el Pacto del Majestic, habla de la segunda Transición que sería el federalismo plurinacional. La Tercera Transición llevaría a la independencia de las naciones.

Otra cuestión muy destacada fue la política de la Memoria. En el año 2000 el PP no condena el golpe de Estado de 1936 y a partir de entonces se producen numerosas propuestas en este sentido, en el Congreso de los Diputados, hasta que en el año 2002 se suma ( aludiendo al espíritu de la Transición y hablando de concordia y reconciliación).

Será Zapatero en el 2007, cuando con la promulgación de la conocida Ley de Memoria Histórica, consiga un hito muy importante dando el pistoletazo de salida del reconocimiento a las víctimas de la guerra civil. No se dio, sin embargo, el paso de convertir las exhumaciones de fosas en una política de Estado, sustituyéndola por la concesión de subvenciones a familiares y Asociaciones. Tampoco una difícil reivindicación, como era la nulidad de las sentencias del franquismo. Sólo se logra declarar ilegítimos los tribunales y las sentencias. No se quería convertir la amnistía en amnesia.

El fin de la Transición se podría considerar con la llegada de la fiebre de la reforma de los Estatutos de Autonomía, con la aparición del movimiento que se articuló alrededor del 15-M de 2011 y con la irrupción de nuevas fuerzas políticas como Podemos que, a través de los platós de Televisión, trataron de simplificar lo complejo, con un reparto de papeles, entre un teórico como Errejón y un líder como Pablo Iglesias.

Los recientes acontecimientos de Cataluña demuestran lo complicado que es conjugar la España plural, con su diversidad de pueblos, la unidad plural, que buscan algunos sectores no separatistas y el ferviente nacionalismo.