+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El futuro del Planeta Páginas 48 y 49

Trump

El presidente de EEUU no asiste a la Asamblea de la ONU sobre crisis climática. El dirigente norteamericano ha cuestionado 85 normativas de protección ambiental

 

Un activista sostiene una bola del mundo frente al Capitolio. - EFE / MICHAEL REYNOLDS

IDOYA NOAIN epextremadura@elperiodico.com NUEVA YORK
23/09/2019

Hoy, mientras el mundo está reunido en la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York en una cumbre organizada por el secretario general, António Guterres, para centrar la atención en la crisis climática y demandar acción y respuestas, Donald Trump estará también en la sede del organismo, pero no en esa cita. EEUU ha montado en el último momento una reunión sobre la persecución por motivos religiosos.

El presidente de EEUU, que rompió el compromiso del segundo país más contaminante con el Acuerdo de París y que este verano en la cumbre del G-7 en Biarritz dejó vacía su silla en una discusión centrada en la reducción de emisiones y en la respuesta a los incendios en la Amazonía, ha vuelto a encontrar una alternativa. No sorprende. No debería.

CULPA A CHINA / Aunque en Francia Trump se definió como «medioambientalista» y no tuvo reparo en declarar que sabía «más del medioambiente que nadie», todas sus acciones desde que llegó a la Casa Blanca lo contradicen y lo retratan como un presidente contra natura. Es brutal el impulso a la desregulación que en menos de tres años ha dado un mandatario que llegó a decir que «el concepto de cambio climático fue creado por y para los chinos para lograr que la manufactura estadounidense no sea competitiva». Y Trump ha puesto en la diana al menos 85 normas establecidas por sus predecesores, especialmente por Barack Obama.

Según un análisis de The New York Times del recuento que mantienen centros especializados en clima y derecho medioambiental de las universidades de Harvard y Columbia, Trump ha eliminado 53 normas que regulaban desde emisiones hasta perforaciones, protección de especies o seguridad de agua, alimentos o aire. Está en proceso de desmantelar otras 32. Aunque en muchos casos le ha frenado la resistencia en los tribunales de organizaciones no gubernamentales y grupos de activistas, así como de empresas y de autoridades locales, su administración sigue adelante con un agresivo asalto que muestra tan claros intereses económicos y electoralistas como un desprecio absoluto a la ciencia y desdén por los probados costes en la salud pública.

Esta misma semana, cuando arrancaba en Arizona la construcción de una parte del muro de la frontera con México que pone en peligro una reserva de la biosfera de la Unesco, el mandatario visitaba (y autografiaba) otra parte del muro en California. Era también la semana en que intensificaba su enfrentamiento con el Estado, uno de los más progresistas y avanzados en legislación medioambiental, anunciando que le retirará la autoridad que logró en 1970 para establecer independientemente del gobierno federal sus propias (y más estrictas) regulaciones de emisiones, así como la potestad que les dio en el 2013 Obama para negociar con el sector del motor la fabricación de vehículos más limpios.

BATALLA EN EL SUPREMO / Los fiscales generales de California y de otros 23 estados, incluyendo los 13 que siguen sus normativas, presentaron el viernes una demanda contra la decisión de Washington, una batalla de profundas consecuencias que puede llegar hasta el Tribunal Supremo. Y aunque los fabricantes de automóviles también han mostrado su oposición a los planes de Trump, la Casa Blanca presiona e incluso ha amenazado a cuatro gigantes del motor con enjuiciarlos por supuestas violaciones de leyes antimonopolio.

Esa lucha puede ser la más determinante para el futuro dado que las emisiones de transporte son el mayor contribuyente al calentamiento. No es, no obstante, la única. Los últimos meses son claro recordatorio de la intensificada cruzada de Trump contra el legado de Obama y en defensa de los intereses de la industria de combustibles fósiles y de otros sectores vitales para su reelección, como el agrícola.

Tras haber desarticulado las normas sobre emisiones de carbón en plantas eléctricas del Plan de plantas limpias de Obama, en agosto la administración anunció que relajará las regulaciones sobre emisiones de metano, un paso al que se oponen incluso algunos gigantes de la industria de petróleo y gas. Y en septiembre la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) anunció que retraerá la expansión del control que Obama dio a Washington sobre la calidad del agua, devolviendo a estándares de 1986 la supervisión federal de la contaminación de marismas, ríos y otros acuíferos.

También en septiembre el epartamento de Interior ha dictaminado que las perforaciones petroleras en Alaska no tendrán prácticamente impacto medioambiental, abriendo las puertas a la polémica extracción en zonas protegidas del Ártico. Y el mes pasado Trump también dio instrucciones de retirar en Alaska protecciones al Bosque Nacional Tongass, abriendo el mayor bosque templado del mundo a la industria maderera.Todo habría sido imposible sin otras acciones de su propia administración, como la que tomó en agosto para debilitar la ley de especies en peligro de extinción.

Si Trump acaba siendo un residente de un solo mandato puede que muchas de sus acciones y propuestas queden atrapadas en el limbo legal o cayendo en los tribunales. Pero sus intensificadas acciones, más allá de las aquí nombradas, ya han hecho efectiva una regresión real.

Apúntate a nuestra Newsletter

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España