+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

HA SIDO CONDENADO

Cazado a 201 km/h por la autovía A-5

 

Una imagen de archivo de la autovía A-5. - EL PERIÓDICO

Sira Rumbo Ortega
12/01/2021

Ocurrió el pasado mes de octubre. Un radar ‘cazó’ al acusado mientras circulaba por la autovía A-5 en sentido Portugal a 201,4 kilómetros/hora, cuando la velocidad permitida en esa vía es de 120. Fue pillado concretamente por el cinemómetro que se encuentra situado en el punto kilométrico 212 de la citada carretera. El Juzgado de lo Penal Número 1 le condena ahora a pagar una multa de 1.080 euros y se le retirará el carnet un año y un día.

 
 
3 Comentarios
03

Por cruceño 20:20 - 12.01.2021

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

pues si, se puede sancionar, al que anda con el móvil y al que va por la carretera a 201

02

Por yasta 14:21 - 12.01.2021

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Me parece estupendo que se le sancione a él y a todos los locos de la carretera que van a toda velocidad poniendo en peligro a los demás conductores.

01

Por Voyager 13:20 - 12.01.2021

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Circular leyendo o escribiendo un mensaje en el móvil, es infinitamente más peligroso que circular a 201 Km/h por una autovía en la que se den las condiciones adecuadas. Sin embargo este conductor se enfrentará a consecuencias muchísimo más duras, por el simple hecho de que controlar la velocidad es más fácil y rentable. No pretendo exculpar a quien incumple la ley, simplemente expongo la realidad de que hay muchos tramos de autovía que podrían aumentar la velocidad, a la vez de señalar el auténtico problema de seguridad que todos vemos en las carreteras con esos conductores erráticos por los móviles y criticar el agravio comparativo que supone la inexistencia de proporcionalidad penal.