+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

FICCIÓN CON HISTORIA REAL

Anna Allen logra por fin la redención

‘Paquita Salas’ recupera a la actriz que falsificó su carrera en las redes sociales

 

Anna Allen durante el emotivo monólogo en ‘Paquita Salas’ en el que su personaje pide perdón. - VIDEOTAPE / NETFLIX

Fotomontaje en los Oscar. - VIDEOTAPE / NETFLIX

MARISA DE DIOS epextremadura@elperiodico.com MADRID
02/07/2019

A principios del 2015, el caso Anna Allen llenó las páginas de la prensa al descubrirse que la actriz catalana que se dio a conocer en Cuéntame… había engordado su currículum con burdos montajes de Photoshop en los que simulaba que tenía proyectos en Hollywood y que incluso había acudido a la gala de los Oscar. Las burlas fueron masivas, lo que provocó que la intérprete desapareciera: canceló sus perfiles en las redes sociales, incluidas Twitter e Instagram. Ni ella ni su representante quisieron entonces dar explicaciones, algo que ha hecho ahora, aunque sea a través de una ficción que tiene mucho de verdad.

La actriz es el cameo estrella de la tercera temporada de Paquita Salas, serie de Netflix que ya abordó su historia en su primera entrega. Allen inspiraba el personaje de Clara (interpretado por Claudia Traisac), actriz que desapareció misteriosamente tras descubrirse unas fotos manipuladas en la alfombra roja de los Oscar. Paquita la tenía escondida en su pueblo, Navarrete, donde cuidaba de su madre.

Los Javis han recuperado esta historia en la tercera temporada de Paquita Salas, dándole la oportunidad a Allen de redimirse con un emotivo y brillante monólogo. En un ejercicio de metaficción dentro de la trama de la serie, el caso de Clara, la representada de Paquita, acaba siendo llevado al cine en una película que dirige Belén de Lucas (Anna Castillo), y la actriz elegida para el papel resulta ser la propia Allen, con un monólogo de arrepentimiento en el que admite su error.

«Vamos a dar la cara. Tenemos que hacerlo. Sí, todo era mentira: las ofertas de trabajo en el extranjero, los guiones en los que trabajé, todos los papeles de los que me pediste que hablara en televisión. Todos creemos lo que queremos creer y ahora he destruido mi carrera, la que tanto me costó construir», afirma Allen mirando a cámara en un plano que se va acercando a ella, alejándose así del personaje para aproximarse poco a poco a su verdad.

«Así que dime, ¿qué hago ahora? ¿Qué harías tú en mi lugar? ¿Qué puedo hacer? Porque estoy rota. Porque ya nadie responde al teléfono cuando llamo. Porque se han olvidado de que soy una buena actriz. ¡Yo soy una buena actriz, joder! Y no sé hacer otra cosa. No puedo vivir de otra manera. Llevo mucho tiempo aquí encerrada haciéndome preguntas. Me he dado cuenta de que me he estado haciendo las preguntas equivocadas. La pregunta importante no es por qué me pasó lo que me pasó, la pregunta importante es qué voy a hacer a partir de ahora y yo sé la respuesta. Voy a salir, voy a luchar, voy a seguir adelante. Voy a coger todo lo que me ha pasado y a convertirlo en algo que valga la pena. Así que sí, vamos a salir de aquí. Yo voy a salir de aquí. Y vamos a contar mi historia», culmina el monólogo Allen, entre lágrimas.

«Hemos querido hacer una temporada dedicada a las supervivientes de esta profesión, a veces tan ingrata y difícil, ya sean directoras, representante y actrices», dijo Javier Ambrossi, cocreador de Paquita Salas.