+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EL RETIRO DE UN clásico

El mítico locutor Juan de Pablos apaga la radio

El creador de ‘Flor de pasión’ se jubila tras cuatro décadas en los micrófonos de Radio 3

 

Juan de Pablos, en los estudios de Radio Nacional. - RNE

JUAN FERNÁNDEZ
20/02/2019

Pocas veces una jubilación ha desatado tantas muestras de cariño y nostalgia como las que generó ayer el anuncio del retiro definitivo de las ondas de Juan de Pablos, director y presentador de Flor de Pasión, el programa de música pop de Radio 3.

El comunicado de la cadena avisando de la despedida del locutor provocó en las redes una oleada de mensajes de afecto de parte de artistas, compañeros de profesión y aficionados a la música y la radio que durante 40 años disfrutaron de su simpatía, su peculiar forma de presentar: «Juan no anunciaba las canciones, las susurraba», subrayan muchos seguidores. Radio 3 eligió el 19 de febrero para anunciar su despedida por ser el día en el que cumplía 71 años, pero en los últimos meses su voz ha ido sonando con cuentagotas en la emisora. Desde el pasado verano, sus problemas de salud le obligaron a ausentarse del programa, al que volvió momentáneamente en enero, y cuyo destino es incierto. «Flor de pasión es Juan de Pablos, no tendría sentido que siguiera sin él», señala una fuente de la emisora.

El locutor, nacido en Cáceres en 1948, estrenó el espacio musical en 1979 y desde entonces, a excepción de tres años a mediados de los 80 en los que dejó de emitirse, le sirvió de plataforma para mantener vivo el interés del público por estilos clásicos de la década de los 60 como la chanson francesa, la canción popular italiana o el rock americano, entre otros, y poner en el mapa a nuevas figuras del pop local.

Entremedias, también hizo televisión –copresentó Auanbabulubabalambambú en 1985 en TVE–y fue actor de reparto en películas como El año de las luces o La mujer de tu vida. Pero su gran devoción ha sido siempre la música pop, que aparte de difundir por las ondas, también pinchó en incontables fiestas y sesiones de club en las que ejerció de disyóquey. Ya no volverá a sonar nunca más el lema con el que a diario despedía su Flor de Pasión: «Forza, saluti a tutti, bacioni, auguri, in bocca al lupo, arrivederci e a presto pino».