+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Nueva etapa en las filas conservadoras

Casado ofrece a Santamaría pactar la cúpula y las portavocías

Las listas para las autonómicas y las europeas pueden ayudar a coser el PP. El nuevo líder asegura que quiere «una integración real y al máximo nivel»

 

Soraya Sáenz de Santamaría felicita a Pablo Casado tras se proclamado ganador de las primarias populares. - EFE

P. S. / G. R.
22/07/2018

Cuando Mariano Rajoy anunció que lo dejaba y se abrió la carrera sucesoria, Soraya Sáenz de Santamaría estuvo unos días sondeando a personas de su confianza para decidir si daba el paso o no. Según dos de esos amigos que recibieron la llamada, la exvicepresidenta tenía dudas. Había estado diez años en la primera línea de la política, copando el máximo poder que nunca ha ostentado en España una mujer, y, encima, el mismo viernes que se aprobó la moción de censura y Rajoy fue expulsado de la Moncloa, ya había recibido ofertas de empresas privadas.

Ahora, después de la derrota ante Pablo Casado, un fracaso que no se esperaba, Santamaría se volverá a plantear qué hacer. El pasado jueves aseguró: «Seguiré en política pase lo que pase». Pero una cosa es lo que se dice cuando se piensa ganar y otra lo que se hace cuando se ha perdido ante un proyecto que supone un viraje a la derecha. El nuevo presidente no quiso señalar a la persona que ocupará la secretaría general para demostrar que aspira a «una integración real y al máximo nivel» en la que se pacte la cúpula del partido y las portavocías del Congreso y el Senado.

EL EQUIPO SORAYISTA / Tras ser elegido, insistió en que su primera «intención» es sumar al equipo de Santamaría. Él cree que será «fácil» porque «la gente quiere reactivarse». Además de la decisión que tome la candidata, la exvicepresidenta cuenta con colaboradores que han desarrollado tareas clave en la etapa que termina, como es el caso de José Luis Ayllón, exjefe de Gabinete de Rajoy, y los exministros Íñigo de la Serna y Fátima Báñez.

El presidente quiere contar con miembros de ese equipo y con personas de los entornos de los otros cuatro candidatos de la primera fase y que apoyaron al diputado antes de llegar a la final: María Dolores de Cospedal, José Manuel García Margallo, José Ramón García Hernández y Elio Cabanes.

La cercanía de las elecciones municipales, autonómicas y europeas de mayo del 2019 puede facilitar la integración. Las listas al Parlamento Europeo siempre son útiles para superar los traumas internos en los partidos, sobre todo con un resultado que demuestra la división que hay: 57% frente a 42%.

Y en este caso, el líder conservador puede jugar también con las autonómicas: pendiente queda, dijo tras la victoria, que Cospedal decida si quiere volver a presentarse en Castilla-La Mancha. Además, entre las ofertas que puede plantear a Santamaría se incluye la del partido en Madrid y los carteles electorales de la comunidad y el ayuntamiento, unos puestos para los que ambos sonaban hace solo dos meses, antes de que la moción de censura dinamitara el Gobierno de Rajoy.

A los que sí ha absorbido ya Casado ha sido a Margallo, García Hernández y Cabanes, como vocales de libre designación para su comité ejecutivo, órgano en el que también ha incluido a los exministros que apoyaron a Cospedal y en los últimos días se sumaron a su candidatura: Dolors Montserrat, Isabel García Tejerina, Rafael Catalá y Juan Ignacio Zoido. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que no le dio su respaldo en público para no interferir, hará «lo que quiera y donde quiera» en este nuevo PP, repitió Casado. «Empieza una nueva época», celebró el gallego.

Temas relacionados
 

Buscar tiempo en otra localidad

   
1 Comentario
01

Por Rebequina 9:13 - 22.07.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

No haber sido capaz de ganar contando con la ventaja de haber sido vicepresidenta del gobierno y pretender seguir en política es absolutamente incompatible porque es una enmienda a la totalidad al gobierno al que ha representado y en esa insistencia pudiera no haber más afán que el de acuchillar a Casado. Después del ridiculo show del abanico, Soraya váyase YA, Nevado también.