+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Un cine en Zafra, los teléfonos 902 ...

Las organizaciones de consumidores animan a reclamar las malas prácticas

 

En el cine 8 Una mujer adquiere palomitas en un cine. - EL PERIÓDICO

25/08/2019

Si hay una mala práctica, un producto defectuoso o un servicio deficiente, hay que reclamar. Es la consigna en la que coinciden las asociaciones de consumidores que consideran que se pregunta más de lo que luego se reclama, en parte, porque hay poca confianza en que el esfuerzo vaya a tener después una recompensa. «Si alguien tiene un problema porque se le ha estropeado el frigorífico, el hecho de que se abra un expediente sancionador o se imponga una multa, no resuelve su problemas», apunta Roberto Serrano, de Ucex.

No siempre se obtienen resultados y no siempre se logran de forma más o menos ágil, pero «hay casos de sanciones ejemplares que permiten cambiar cosas», reconoce José Manuel Nuñez, responsable de Facua en Extremadura.

Lo dice especialmente por la multa de 3.000 euros que el Instituto de Consumo de Extremadura impuso hace dos meses a un cine de Zafra por no permitir a los usuarios acceder con comida y bebida del exterior. Un cartel en la entrada del establecimiento informaba de la prohibición de acceder al interior con productos que se hubieran adquirido fuera. Un usuario se quejó y lo denunció a Facua, que elevó la reclamación al Instituto de Consumo de Extremadura en 2018. El organismo inició un expediente sancionador que concluyó hace dos meses con una sanción de 3.000 euros por una falta grave. «Es el ejemplo de lo que puede suceder si los consumidores reclaman sus derechos», reconoce Núñez.

Tarifas especiales

Mucho mayor fue la dimensión de las denuncias en cadena que impusieron distintas organizaciones de consumidores, entre ellas Ucex y Facua, tras la sentencia del Tribunal Europeo que prohibía el uso de teléfonos de tarificación especial (más caros) como el 902 para atender los servicios de atención al cliente. «Nosotros denunciamos en Extremadura el caso de Ambulancias Tenorio ante el Instituto de Consumo y en ese caso, al final se consiguió que se eliminara el número 902, pero no hubo sanción», reconoce Núñez.