+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

«El panorama es muy negro, pero solo con mirarlo no conseguiremos nada»

 

02/02/2019

Los países del arco mediterráneo, entre ellos España, están entre los que «más afectados» se verán por el cambio climático, incide Raquel Montón, responsable del Área de Energía y Clima de Greenpeace. Y dentro de España, puntualiza, Extremadura será una de las regiones que más sufran las consecuencias de «la sequía y el aumento de calor» que traerá consigo este proceso.

Montón incide en que los modelos de proyección climática «no son sensaciones» sino que parten de datos objetivos, y que hasta ahora sus predicciones se han ido confirmando. Y cuando no ha sido así, precisa, es porque sus pronósticos se quedaron cortos. En el ritmo al que se reducen los glaciares terrestres, entre ellos los españoles, las previsiones «se han cumplido metro por metro», recalca.

El calentamiento global supondrá que, «en general, la desertificación avanzará» en la Península, con lo cual las especies vegetales y animales se van a tener que ir adaptando. «Las que puedan, otras desaparecerán», remarca. La dehesa no se librará de esta afección, lo que a su vez agudizará los efectos del impacto. «Entre la multitud de razones por las que la dehesa es beneficiosa está la de que es un reservorio de agua y de humedad. Si pierdes eso, se estará exacerbando el problema hídrico que vamos a tener».

«El panorama es muy negro, pero solo con mirarlo no vamos a conseguir nada, tenemos que cambiarlo», incide Montón, para quien «Extremadura tiene los recursos, la posibilidad, y el derecho de ser la comunidad por la que se empiece de verdad y de manera seria con la transición energética y ecológica que este país necesita». En este sentido, hace hincapié en que el potencial que tienen las energías renovables en la región «es muchísimo. Solo hace falta que lleguen las inversiones».