+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Vegas Altas / DON BENITO / REPRESENTACION ORGANIZADA POR LA COFRADIA DEL CRISTO DE LA BUENA MUERTE

El teatro Imperial de Don Benito acogerá una obra sobre la resurrección de Lázaro

Se trata de un nuevo auto sacramental de Guillermo Paniagua. Actores y actrices de la localidad encarnan a los personajes

 

Una escena del auto sacramental representado el pasado año en el teatro Imperial. - Foto: R. HABA

RAUL HABA
01/03/2013

Los días 1, 2 y 3 de marzo, tendrá lugar, un año más, en el teatro Imperial de Don Benito el estreno de un nuevo auto sacramental organizado por la Cofradía del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y María Santísima de los Dolores.

Este año lleva por título Lázaro de Betania y es un nuevo auto sacramental que un grupo de amigos y actores aficionados, pondrá en escena bajo la dirección de Guillermo Paniagua. Dicho evento está patrocinado por la Concejalía de Cultura del ayuntamiento de Don Benito. Será a las nueve de la noche los días 1 y 2 y a las siete de la tarde el día 3.

Al término de cada representación se pondrá una mesa para recoger donativos que irán destinados a colaborar con Cáritas Interparroquial de Don Benito.

Además de esta obra teatral, la cofradía tiene diversas novedades para esta Semana Santa. Sus pasos procesionan el Jueves Santo. El paso de María Santísima de los Dolores estrenará una nueva candelaria sustituyendo al tren de cirios que tiene actualmente. Orfebres Gradit de Lucena (Córdoba) han labrado en plata de ley los 60 nuevos puntos de luz del paso.

Los candelabros varían en altura, yendo desde los 30 hasta los 70 centímetros. Dichos candelabros están compuestos de un pie redondeado continuando con un tubo gallonado. El coste ha sido de unos 4.700 euros a cargo de la propia cofradía.

En noviembre pasado fue restaurada la corona procesional y el puñal de la Virgen. Se llevó a cabo en los talleres de orfebrería de los hermanos Marmolejo en la Plaza de Molviedro de Sevilla.

La corona fue realizada en 1964 por el orfebre sevillano Fernando Marmolejo Camargo, padre de los hermanos restauradores. Dicha corona está realizada en metal plateado, dorada con oro fino de 24 kilates y embellecida con piedras y estrellas.

La corona llegó a Sevilla para su restauración en un estado de conservación lamentable, faltándole pieza, dorado y presentando soldaduras caseras y golpes. En el taller fue totalmente desmontada y se pusieron las piezas que faltaban, corrigiéndose los golpes y rearmándola.