+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Rutas | Patrimonio

Tras los pasos del románico

Lugares y paisajes sembrados de grandes joyas arquitectónicas y artísticas donde el tiempo parece haberse detenido

 

Colegiata de Santa María (Toro). - ShutterStock

CELIA LORENTE
25/06/2020

Seis escapadas con mucha historia. Emprendemos un viaje al pasado para visitar pueblos y ciudades medievales donde el arte románico dejó su hermosa huella

Zamora y Toro, piedra viva

Los conjuntos monumentales de Zamora y Toro y sus puentes medievales sobre el Duero.

ITINERARIO: Zamora capital posee el mayor conjunto de edificios románicos de España, con más de 20 monumentos. Su silueta la dibuja la torre de la catedral de El Salvador, el edificio románico más importante. A 30 km, en la localidad de Toro el románico adquiere un tinte diferente. Varias de sus iglesias (siglos XIIXIII) son de estilo mudéjar. La ciudad alberga también conventos, palacios y casas señoriales góticas y renacentistas. No obstante, su principal edificio es la colegiata de Santa María, de los siglos XII-XIII, que sigue el esquema de las catedrales de Zamora y de Salamanca, patente en su cimborrio, culminado por una bella cúpula gallonada. Destaca también el pórtico de la Majestad y su hermoso conjunto de esculturas.

INFORMACIÓN: romanicozamora.es

Iglesia de Frómista. ShutterStock

El tesoro palentino

La iglesia de Frómista, calificada como el Partenón del románico por sus proporciones perfectas.

ITINERARIO: Arranca en Frómista, donde hay que visitar el templo de San Martín de Tours, con la iglesia de Frómista, arquetipo y síntesis del románico. Siguiendo la ruta jacobea se llega a Población de Campos, para ver la ermita de San Miguel. A la salida de esta localidad, junto al río, está la pequeña ermita del Perpetuo Socorro. Y unos 15 km más allá se encuentra Carrión de los Condes, uno de los enclaves más importantes del Camino de Santiago, con tres edificios históricos: la iglesia de Santa María de las Victorias y del Camino, el monasterio de San Zoilo y la bella iglesia museo de Santiago. Desde Carrión, acercarse a Nogal de las Huertas, que alberga el monasterio románico más antiguo de Palencia, con los restos de San Salvador.

INFORMACIÓN: diputaciondepalencia.es

Monasterio San Juan de Duero. ShutterStock

Soria, tierra de arte y leyendas

El conjunto histórico-artístico de San Esteban de Gormaz.

ITINERARIO: El primer paso será recorrer Soria capital, con las iglesias de Santo Domingo y de San Juan de Rabanera. En la parte baja de la ciudad, al lado del puente de piedra sobre el Duero, encontramos la concatedral de San Pedro y el monasterio de San Juan de Duero de camino al Monte de las Ánimas, donde se narra la leyenda de Gustavo Adolfo Bécquer. En El Burgo de Osma destaca la catedral por su impresionante fachada, su altísima torre y sus enormes bóvedas. Las murallas de esta localidad y su casco histórico son igualmente recomendables. Seguir después hasta San Esteban de Gormaz para descubrir la construcción románica más antigua de la provincia y su hermoso paseo junto al río. Y al final de esta ruta, la ermita de San Baudelio, en Casillas de Berlanga, la mayor joya original del románico en Soria. Una gruesa columna en su parte central sirve como punto de partida a ocho arcos de herradura que recuerdan la forma de las palmeras.

INFORMACIÓN: turismosoria.es

Iglesia de Sotosalbos. ShutterStock

Medievo en Segovia

Sepúlveda, principal foco del románico segoviano.

ITINERARIO: Partimos de Segovia capital hacia Torrecaballeros, con su iglesia de San Miguel, alrededor de la cual se construyó el castillo. A 7 km, Sotosalbos conserva una iglesia del siglo XI y en los alrededores está el monasterio cisterciense de Santa María de la Sierra. Hacia el norte, en Pelayos del Arroyo, hay restos de pinturas murales del S. XIII con escenas de la vida de San Vicente. Avanzando en la ruta se llega a Pedraza de la Sierra, con su palacio de la Inquisición, el castillo de Velasco y numerosas casas blasonadas. Muy cerca están Orejana, Sepúlveda – principal foco del románico segoviano– y Maderuelo, con las iglesias de San Miguel y Santa María y la ermita de la Vera Cruz. Seguimos luego hasta Montejo de la Vega, con la ermita de Nuestra Señora del Valle y las espléndidas ruinas de la antigua iglesia de Casuar. Ponemos el punto final en Sacramenia, visitando los restos del monasterio cisterciense de San Bernardo y la ermita de San Miguel.

INFORMACIÓN: segovia-romanica.com

Ermita de Sant Quirc de Durro. ShutterStock

Vall De Boí, fusión con el paisaje

Visitar la pequeña localidad de Erill la Vall, con su iglesia y su campanario.

ITINERARIO: Los pueblecitos de montaña de este valle pirenaico conservan iglesias románicas de los siglos XI y XII, bien conservadas y en armonía con el entorno. Se puede comenzar por descubrir la iglesia de Santa Eulalia y su campanario en Erill la Vall; allí se encuentra además el Centro del Románico. Desde Erill se llega primero al pueblo de Boí, donde está la iglesia de Sant Joan de Boí, y al cercano Taüll, donde visitar las iglesias de Sant Climent y de Santa María. En la siguiente jornada, acercarse a la aldea de Cardet, con su iglesia de Santa María de les Cabanasses, y de allí a L'Assumpció de Cóll para después a ir a Barrueda, donde visitar Sant Feliu de Barruera y Durro, con la monumental iglesia de la Nativitat. Dejado atrás el pueblo y continuando la subida por la montaña de Durro, se llega a la pequeña ermita de Sant Quirc de Durro.

INFORMACIÓN: catalunya.com

Iglesia de Santo Estevo de Rivas de Miño. ShutterStock

Las piedras sagradas de la Ribeira Sacra


La iglesia de Santo Estevo de Rivas de Miño y su entorno.

ITINERARIO: Desde Orense nos dirigimos a Chantada, con su casco histórico y famosos soportales y continuamos para ver Santo Estevo de Rivas de Miño. Después, río abajo, visitamos la iglesia de San Paio de Diomondi y, más tarde, la de San Martiño da Cova, joya del románico enclaustrada frente al meandro Cabo do Mundo. Avanzando hacia Pantón, se llega a la zona de mayor densidad del románico de la Ribeira Sacra. La primera parada será San Miguel de Eiré, pequeña y esbelta iglesia. Luego es obligado visitar otros tres tesoros: Santo Estevo de Atán, San Vicente de Pombeiro y San Fiz de Cangas. En Castro de Ferreira se ubica el monasterio de las Bernardas de Ferreira y, siguiendo camino, están la iglesia de San Pedro de Canaval, Santa María de Proendos y Santa María de Bolmente. Finalmente, aprovechamos el recorrido para acercarnos al mirador de A Cividade y al Souto de Lobios.

INFORMACIÓN: turismo.ribeirasacra.org

Temas relacionados