Exposición de Rogério Timóteo

Timóteo define su obra con un cariz figurativo, expresándose a través de la figura humana, y utilizando sobre todo la piedra, el mármol y el bronce, y últimamente la resina. La mayoría de las veces, la idea escultórica germina en su mente y va pasando por diferentes estados formales hasta alcanzar un resultado de compromiso en lo referente a las dimensiones y materiales, pero en otras ocasiones son las propias formas escultóricas las que se le aparecen atrapadas en un bloque de piedra, constituyendo un desafío para el artista su extracción. Esta es una parte de su continua búsqueda de lo nuevo, lo original, lo diferente.