Una gran comedia coral en la que el autor cincela unos personajes arquetípicos llenos de verdad guiados por el cinismo, la mezquindad y la falsedad en sus relaciones, ofreciéndonos una ácida crítica sobre la familia y el valor que damos a los ancianos. Utilizando la familia como metáfora hace un retrato desde el humor más negro de unos modos de conducta reconocibles que trascienden la esfera familiar para convertirse en radiografía de una Sociedad en la que los mayores son considerados una carga para los hijos, y el Sistema. Una sátira con una lectura plenamente actual capaz de transitar entre lo cómico y lo trágico, lo grotesco y lo devastador, que habla de la hipocresía social, de la máscara que todos llevamos, para al final, desenmascarados, mirándonos en un implacable espejo, reírnos de nosotros mismos y en definitiva, hacernos reflexionar.

Antonio acude con su mujer a una comida familiar invitados por su hermano Sergio y su cuñada. Lo que se predisponía como un apacible domingo en familia empieza a alterarse cuando Jorge, hermano de Sergio y Antonio, y su mujer Susana, irrumpen en la casa. Susana exige, ruega, que se hagan cargo de su suegra, Mamá Cora, anciana.