Presentación de los libros “Flores prensadas”, de Noemí Sabugal, publicado por la editorial Sílex, y “Monfragüe”, de Javier Morales, publicado por la editorial Tres Hermanas.

"Flores prensadas". Una columna de prensa es una flor entre las páginas de un libro. Una flor prensada (y pensada). Eso con suerte. Con menos suerte, cuando pasa el tiempo, una columna, esa flor de un día, es polvo. Las columnas florecen en un minuto o en una semana. Como sea, su destino es marchitarse pronto. Si hay algo valioso en ellas pueden al menos presumir de conservar parte de su color. Si incluso conservan, tenue, apenas perceptible, algo de su olor, eso ya es un misterio. La poesía, la novela, el cuento, el ensayo o el teatro aspiran a leerse siempre. La columna de prensa es mucho más humilde. La columna es la escritura del instante y está pensada para ser leída en el instante. En un viaje en autobús o mientras se toma un café en el bar. En el periódico en papel o en la pantalla del móvil acunado en la mano. Si el lector o lectora encuentra en estas columnas un destello, un poco de humor o algo de memoria compartida, su recopilación habrá merecido la pena. No son las flores frescas que fueron, pero tal vez mantengan algo del interés de las figuras detenidas en los viejos mosaicos.

Noemí Sabugal (Santa Lucía de Gordón, 1979) es autora de las novelas “El asesinato de Sócrates”, finalista del Premio de Novela Fernando de Quiñones; “Al acecho”, ganadora del Premio de Novela Felipe Trigo; y “Una chica sin suerte”, sobre la cantante de blues Big Mama Thornton. Ha publicado también el ensayo “Hijos del carbón”, en el que se recogen sus viajes durante más de tres años por las zonas carboníferas de España, además de sus recuerdos como hija y nieta de mineros. Obtuvo el Premio de Periodismo de Castilla y León Francisco Cossío por el reportaje “De cruce de caminos a cruce de culturas”, sobre la inmigración en el barrio leonés del Crucero, y colabora en diversos medios de comunicación.