Gloria Fuertes, en su afán de "dar guerra en paz" y "meter los perros en danza" a los niños y niñas de todo el planeta decide un día fugarse de la nube celeste en la que mora, engatusando con sus versos a los guardacielos y se presenta en un teatro, donde sabe que hay un montón de niños y niñas que están deseando conocerla. Dos ángeles custodios vienen desde el cielo con una misión especial: devolver a Gloria ahí arriba. Ella, aquí y ahora, nos habla de su vida, de sus sueños: reivindica un lugar para la poesía en los libros de texto, en la Historia de España, reivindica que se lean cuentos y poemas pero, sobre todo, que se Sinopsis escriban; reivindica un lugar en el corazón de cada uno de estos niños.