Agosto de 1914. Mientras el ejército alemán gana terreno en el norte de Francia, cuatro niños de 10 a 15 años, Lucien, Lucas, Luigi y Ludwig, se quedan atrás durante la evacuación de su orfanato.