En la Alta Galilea, en al año 90 de la dominación romana, Tamar, una niña ajena al hecho de que sufre una enfermedad incurable, se fija en Jesús, un joven carpintero que trabaja en las obras de la nueva sinagoga e interviene para salvar a María Magdalena del odio de la gente.