En este grupo, todos y todas somos payasas, hay profesionales y amateurs. Todos con experiencia en la improvisación extremeña.

La idea es enraizar la técnica de improvisación, desde el juego rápido (catch). El catch es un juego de dos equipos. Pueden jugar de manera combinada (artistas de los dos equipos jugando juntas) o de manera comparada (primero un equipo, luego el otro).

El público escribe títulos de las “obras” que quiere ver.

Hay diferentes modalidades de juegos en los que varían el número de jugadoras, los estilos (telenovela, estatuas…), la modalidad (mixta, individual o combinada) y la duración del juego de 30 segundos a 5 minutos.

El árbitro/a va dirigiendo el partido, diciendo que juego toca y sacando aleatoriamente uno de los títulos escritos por el público.

Los equipos no tienen tiempo de preparación, por la cual la actitud corporal y de escucha es fundamental, y salen al escenario, o ring, a actuar atendiendo al título y el juego que toque.

Luego el público vota que actuación ha gustado más.