Lidia taurina que sirve de prólogo para iniciar las Fiestas de San Juan

Cuando suenan las sempiternas tijeras de la cigarra cantora y el monorrítmico compás del escondido grillo en las primeras horas de la sobremesa cauriense el día 23 de junio. Momento, en el que los bulliciosos caurienses se dan cita, en torno a la una y media de la tarde, en la hostelera plaza del Rollo y calles colindantes del recorrido del encierro para comenzar las Fiestas saboreando y saciando su sed a base de típicos vinos y refrescantes cervezas espumosas; mientras que los más atrevidos, llenos de excitación y nerviosismo, hacen alarde de su valentía citando, corriendo y recortando la suelta de la tradicional “Vaca de la Rana".