Pablo Díaz se llevó el bote de Pasapalabra. Telecinco inauguró hace 8 años y desde que lo adquirió Antena 3 la cadena no deja de cosechar éxitos. Roberto Leal le arrebató el protagonismo a Christian Gálvez, el anterior presentador del programa, pero concurso tiene tanto tirón que lo llevó al Olimpo de la fama y Mediaset sigue contando con él. La productora lo contrató para presentar su próximo formato estrella: La noche roja.

Pasapalabra ha evolucionado desde entonces e incorpora cambios en su nueva etapa. Uno de ellos es La silla azul, que cumple varias funciones: por un lado da otorga intensidad al juego por la dificultad añadida que los tienen que afrontar los participantes, por otro lado, ofrece facilidades al programa para que la organización tenga más flexibilidad a la hora de mover ficha. 

La prueba es sencilla, en ella se dan cita el concursante que ha perdido en el programa anterior frente a un nuevo participante que se disputan la plaza del equipo azul.

Consiste en una ronda de 15 preguntas en la que los protagonistas tienen derecho a a elegir el sobre de preguntas con cuáles desean jugar. Solo se permite un fallo, mientras por cada respuesta los participantes tienen cinco segundos para responder alternativamente. Cuando uno de los dos concursantes comete un segundo error cae directamente eliminado, y no podrá seguir en el programa. El vencedor podrá continuar y aspirar a ganar El rosco.

Javier D谩vila conoci贸 con Pablo D铆az el truco de Pasapalabra

Esta prueba ha permitido conocer más a fondo a otros grandes concursantes de Pasapalabra y Javier Dávila el ejemplo más representativo. El concursante cántabro, ya era conocido para los televidentes de otros concursos como Saber y Ganar, pero donde ha obtenido una mayor relevancia mediática ha sido en la disputa del bote que mantuvo durante muchas ediciones con el concursante estrella de la última temporada, Pablo Díaz.

De hecho, Dávila abandonó el programa fue por el triunfo de su contrincante, ya que en todas las ocasiones que se tuvo que enfrentar contra otro oponente en la silla azul las ganó. "Javier, te doy las gracias por 76 programas contigo. Tenemos que contar que las normas del programa son así. Si una persona se lleva el bote, su contrincante tiene que dejarnos también", explicó Roberto Leal anunciando así el cese definitivo de su participación en el programa.

Pasapalabra va a seguir contando con la prueba, ya que esta le ha permitido prolongar duelos que, con el formato anterior, no habrían durado más allá de una tarde.

Pasapalabra lleva años siendo uno de los concursos más vistos y valorados de la televisión. Ya cuando hace años se estrenó en la pequeña pantalla en nuestro país de la mano de Antena 3 el formato consiguió grandes datos de audiencia. Tanto que Telecinco se fijó en el concurso y lo compró y empezó a emitir después de Sálvame y antes de su informativo de noche. Sin embargo una demanda de la productora que tiene los derechos de emisión de este formato a nivel internacional hizo que la principal cadena de Mediaset tuviera que dejar de emitir Pasapalabra hace varios meses. El concurso salió a “concurso” nunca mejor dicho y fue Atresmedia la que se hizo con los derechos.

La jugada le salió bien a Antena 3 por dos razones: la primera porque gracias a este programa puede presumir de haber hecho récords de audiencia (de hecho en el mes de enero estuvo a punto de ganarle la batalla a Telecinco de audiencia después de casi dos años de reinado de Mediaset). Pero la importancia de Pasapalabra va más allá Y es que el concurso se emite apenas unos minutos antes del informativo de la noche. Y todas las cadenas quieren liderazgo de audiencia en esa franja para poder presumir de que sus informativos son los más vistos.