Fue en 2021 cuando Pablo Díaz ganó 1.828.000 millones en 'Pasapalabra' y, pese a ser muy activo en redes sociales, ahora no hay ni rastro. Es violinista y un apasionado de la música, precisamente de esto hablaba en su paso por el programa. El concurso sigue siendo uno de los más vistos hoy en día y continúa como "minuto de oro" cada tarde a las 20.00 horas.

No obstante, el récord del concurso fue de Rada Castaño.  'Pasapalabra' vivió su noche icónica y Rafa hizo historia de la televisión al llevarse el bote más grande que jamás se ha acumulado en el programa con 2.272.000 de euros. El sevillano arrasó el rosco y no le dio a Orestes la oportunidad de jugar, ya que se lo hizo del tirón. El duelo más enigmático de la televisión lo comenzó y lo acabó Rafa encadenando aciertos sin detenerse en ningún momento hasta llegar a la "Z" consiguiendo completar el rosco sobrándole 49 segundos.

De un día para otro, Pablo Díaz desapareció. Ha reducido su actividad en redes sociales, en 'X' su último post lo publicó en abril de 2022. Justo ahora se cumplen dos años de su publicaciónl.

¿Qué ha pasado con Pablo?

Aunque ha disminuido su presencia en plataformas como Twitter e Instagram, continúa entregándose como violinista en otra plataforma. Twitch es lo que realmente motiva a Pablo a publicar contenido, aquí sube su mayor afición: la música y videojuegos, en concreto al Mario Bros, de Nintendo. En esta plataforma sube vídeos casi a diario. "Bravo Pablo. Eres Maravilloso. Me alegras la tarde. Besos", es uno de los comentarios que recibe de un seguidor en Twitch.

Sin embargo, algo que sí ha cambiado por completo ha sido su aspecto, mostrando un cabello más largo. Desde los cinco años, se inició en el violín y a los seis en el piano. A los 16 años, ya impartía clases en la prestigiosa Escuela Superior de Música Reina Sofía.

Isabel llega al programa

Esta semana hay una nueva aspirante a convertirse en concursante de Pasapalabra que se ha enfrentado a Moisés en la Silla Azul ha sorprendido a todos con la curiosa razón por la que ha acabado ahí. “Iba a venir mi marido al casting y como no podía me ofrecí a ir yo y me aceptaron”, ha comentado ella al llegar al plató.

Isabel lo ha dado todo en su enfrentamiento con Moisés y ha demostrado que ha sido merecedora de pasar el casting. Sin embargo, no ha podido derrotar al veterano.

Ahora los concursantes son Moisés y Óscar, que han puesto a prueba sus reflejos en El Rosco. Nunca mejor dicho porque esa palabra, reflejo, ha sido una de las claves del duelo, el número 127 entre los dos. El desenlace ha sido de foto finish tras una prueba muy igualada que ha mantenido el suspense hasta la última respuesta.

Ambos se han quedado sin opciones de ganar el bote, de 1.654.000 euros, tras cometer un error. El primero en tropezar ha sido Óscar, al que le ha fallado ese “reflejo” en la R. Al terminar la primera vuelta, ha sido el detalle que ha marcado la diferencia entre los dos pues han empatado a 18 aciertos tras la Z.

Sin embargo, los marcadores se han igualado también en cuanto a errores por una pirueta fallida de Moisés en la P: su “pino” tenía que ser “plancha”, eso le ha dejado ‘planchado’ justo al afrontar el desenlace. Con los dos concursantes tan igualados, el final se ha decidido por detalles. Y el duelo ha terminado en tablas.