Desde que el pasado miércoles se estrenara en Youtube ‘Ni que fuéramos shhh’, donde los antiguos colaboradores de ‘Sálvame’ han comenzado su aventura fuera de los platós de televisión, el salseo vuelve a estar al rojo vivo.

En la edición del jueves 16 Kiko Matamoros, no ha podido contener más su indignación ante el trato que está recibiendo su hija, Laura Matamoros, en el programa 'Supervivientes'. Totalmente encolerizado Matamoros arremetió contra ‘Supervivientes’ y Telecinco, acusándolos de manipular a su hija y utilizar a sus colaboradores para tergiversar la realidad

Fue Belén Esteban, también colaboradora del nuevo programa, quién difundió información incorrecta que le había llegado y que desmentía unas declaraciones del propio Kiko. Esto provocó una explosión de ira por parte de Matamoros: “Sois unos mentirosos y utilizáis a una compañera para que retuerza la realidad. Los primeros interesados en que Tuco no defienda a Laura habéis sido vosotros, pidiendo la cabeza de Tuco porque no os daba el juego que queríais”, denunció muy enfadado. 

Desde que Matamoros fuera vetado de los platós de Telecinco, impidiéndole apoyar a su hija, ha abierto una guerra contra la productora de ‘Supervivientes’ a quién acusa de preparar los discursos de los concursantes para crear polémica. ‘Cuando mi hija salta del helicóptero y dique hay una señora en el plató que se muere de envidia, es un discurso preparado por el director del programa. Si mi hija se presta a ello, estupendo, pero luego la misma productora se dedica a enterrar su imagen”, criticó duramente.

Belén Esteban trató de rectificar su error durante el programa, explicando que había sido víctima de un intento de engaño, al recibir información falsa sobre la ausencia de Tuco, defensor de Laura durante el programa. Pidió disculpas a Matamoros, aunque esto no sirvió para calmar su ánimo que continuó increpando a cámara: “Tengo información de sobra para reventaros. Si queréis un pulso, lo tendréis. ¡Ya está bien! Aseguró”.

Finalmente, Kiko Matamoros se refirió a su hija para que se aleje del mundo televisivo que no tiene escrúpulos, pues necesitaba cuidar su bienestar. “Que no entre en esto, que se preocupe de sus hijos, de su vida, de su bienestar, que descanse y que no vuelva a un plató en el tiempo que pueda”.

Matamoros remató su intervención con una firme advertencia al canal que un día fue su casa: “No me voy a callar. Y lo diré aquí, en un juzgado o donde lo tenga que decir. Si tenéis huevos, demandadme”. La tensa situación promete continuar,

Matamoros cerró su intervención con una firme advertencia a Telecinco: "No me voy a callar. Y lo diré aquí, en un juzgado o donde lo tenga que decir. Si tenéis huevos, demandadme".