Nueva reacción en el entorno de Bertín Osborne a la inesperada decisión del presentador de asumir la paternidad del hijo de Gabriela Guillén; un paso al frente que hizo público este miércoles a través de un comunicado conjunto con la esteticien paraguaya, a la que ha querido dar su lugar reconociendo que sus actitudes tras el nacimiento del bebé no fueron las correctas y que está dispuesto a enmendar su error "con hechos que permitan dar las mejores posibilidades al menor".

Poco después de lanzar dicho comunicado, era Eugenia Osborne la que reaparecía muy seria y aseguraba que no tiene nada que decir sobre este tema, sin aclarar si su padre le había contado algo y si tiene en mente conocer y tener relación con su nuevo hermano.

Fabiola Martínez, por su parte, se ha dejado ver de lo más sonriente y ha preferido no pronunciarse sobre los últimos acontecimientos relacionados con la paternidad de su exmarido.

Una felicidad -por lo menos aparente- con la que la venezolana se ha desmarcado de la decisión de Bertín de reconocer al hijo de Gabriela Guillén, y que contrasta con la seriedad de Claudia Osborne, que cabizbaja y con rostro pensativo ha guardado un silencio sepulcral respecto a la nueva paternidad de su padre.

Con la discreción que la caracteriza, la coach ha dado la callada por respuesta a todas las preguntas y ha evitado revelar si conocía la decisión de su padre, qué le ha parecido el comunicado y si le gustaría tener relación con el bebé de Gabriela, que casualmente nació días antes que su segunda hija, Violeta.

El comunicado íntegro

"Bertín Osborne ha querido hacer público hoy el compromiso de dar el mejor futuro para el bebé que dio a luz Gabriela Guillén hace cinco meses, normalizando de esta manera la relación con la empresaria que fue en su momento pareja del cantante y mostrando la máxima responsabilidad con este menor".

"De esta manera, ha considerado imprescindible poner fin a una situación que no era beneficiosa ni para la madre ni para el bebé. Bertín reconoce que sus primeras reacciones ante esta situación "no fueron las más adecuadas" por su parte y quiere enmendar las mismas con hechos que permitan dar las mejores posibilidades al menor".

"Me equivoqué y no quiero seguir haciéndolo. Gabriela se merece todo mi respeto y desde luego por encima de nosotros está un menor que tiene que crecer en armonía, alejado de cualquier polémica. Es una responsabilidad que asumo" ha expresado el cantante, reconociendo por primera vez el error que cometió al desvincularse de su paternidad y declarar que no quería ser padre de nuevo ni ejercer como tal coincidiendo con el nacimiento del pequeño el pasado 31 de diciembre.

Un comunicado conjunto firmado por ambos en el que Bertín y Gabriela han querido además pedir "respeto" a los medios de comunicación para "poder proteger y preservar la imagen y la identidad del menor".

Un sorprendente e inesperado paso al frente del cantante de rancheras, que cinco meses después del nacimiento de su hijo ha admitido que se equivocó y ha anunciado su intención de enmendar su error asumiendo su responsabilidad como padre del pequeño, al que ha anunciado que quiere dar las "mejores posibilidades" para que crezca "en armonía" y alejado de cualquier "polémica".