Una semana después de anunciar en sus redes sociales que necesitaba hacer un parón para descansar y desconectar tras su polémico paso por 'Supervivientes 2024', Laura Matamoros ha reaparecido por todo lo alto en la primra edición de los Premios de la Academia de la Moda Española que se han celebrado este jueves en la Biblioteca Nacional y han reunido a un sinfín de rostros conocidos entre los que se encontraban diseñadores, modelos e influencers.

Espectacular con un elegante diseño de Fabio Encinar, la hija de Kiko Matamoros ha reconocido que este impass de varios días le ha sentado fenomenal y está feliz de haber retomado su rutina tras la mezcla de sensaciones con la que regresó de Honduras tras casi dos meses en el reality: "La verdad es que estoy encantada de haber vuelto, encantada con mis hijos, con mi vida normal y natural que llevaba antes, y necesitaba también ese pequeño descanso que me ha venido muy bien para poder estar hoy aquí".

"Todo va fenomenal y hay que aprovechar cada segundo de la vida. Hay bajones, hay momentos mejores y peores, pero desde luego de los peores hay que sacar lo bueno que es fortalecerse a uno mismo y al final acabar brillando" afirma, adelantando que después de 'Supervivientes', y aunque prefiere ir "poco a poco", tiene numerosos proyectos profesionales de los que ya nos iremos enterando.

Y aunque se ha desvinculado del reality y habría decidido no volver a ninguna gala, Laura no ha dudado en mojarse y revelar cuál es su favorito y quién cree que se convertirá en ganador en la gran final del próximo martes. Y no es otro que Gorka. "Cuando lo oiga..." ha bromeado, convencida de que su apoyo pillará por sorpresa al aventurero vasco.

La influencer también ha confesado cómo está su relación con Anita Matamoros y, a pesar de no entrar en detalles, sí ha dejado entrever que sus ataques a Makoke y a Miri Pérez-Cabrero -intima amiga de su hermana- no han enturbiado en absoluto su relación: "Todo tranquilo, todo bien, paso a paso, poco a poco. Lo que tenga que venir, vendrá, ya está, así con la vida en general" apunta. Una filosofía que no se aplica en el amor, ya que como asegura, "con un amor de verano ya he he tenido suficiente. El amor de mis niños, eso es, lo más importante".