Empezaron en plataformas de streaming dispuestos a ganarse un nuevo lugar en el panorama del entretenimiento de nuestro país y en apenas una semana lograron volver a la televisión tradicional de la mano de TEN. El programa ‘Ni que fuéramos Shhh’ integrado por algunos de los rostros más conocidos y reconocidos del antiguo ‘Sálvame’ de Telecinco bajo la conducción de la presentadora María Patiño, ha conseguido, en su escaso mes de vida, hacerse un hueco entre algunos de los vespertinos más vistos de la parrilla televisa. Poco a poco van compitiendo con algunas de las grandes cadenas de España, como son Atresmedia y Mediaset.

Su formato, la espontaneidad de sus colaboradores, la libertad que tienen para hablar de cualquier persona y cualquier tema, sus retos… Pueden ser muchas y muy variadas las claves que explican este creciente éxito, sin embargo, una que es innegable es la de generar debate. Crear titulares. Estar en el centro de atención. Esto es lo que llevan haciendo en ‘Ni que fuéramos Shhh’ desde el día 1.

Desde la agresión de Arantxa del Sol a Ángel Cristo en ‘Supervivientes’ anunciada por Kiko Matamoros, hasta la supuesta estafa a Terelu Campos soltada por Kiko Hernández pasando por la presunta infidelidad del novio de Anabel Pantoja que desveló Lydia Lozono, los ejemplos son ya unos cuantos. La lista de exclusivas va creciendo y lo hace a buen ritmo. Este mismo lunes, por ejemplo, uno de sus partners, Chema Garrido, el subdirector del diario El Plural avanzaba una información capaz de revolucionar por completo la programación televisiva nacional. “Se vuelve a hablar de que Ana Rosa no volvería a las tardes de Telecinco el próximo mes de septiembre”, decía tajante a través de una videollamada.

“En los últimos días muchos trabajadores de Mediaset están haciendo circular un rumor sobre que Ana Rosa quiere abandonar las tardes y volver a las mañanas”, empezaba explicando el periodista. “Este cambio se produce en un momento muy determinado”, añadía manifestando que hay cinco motivos principales que explicarían esta remodelación en Telecinco. 

Jubilación digna

“En primer lugar, se produce la peor semana de audiencias de Ana Rosa en la que solo un día supera el doble dígito”, contaba Chema Garrido para avanzar que la segunda razón es el “temor a que el programa de Jorge Javier Vázquez no vaya a ir bien y que, por tanto, no pueda remontar las audiencias”. No obstante, los motivos de más peso son los relacionados con la imagen de la propia cadena, alegaba el subdirector de ‘El Plural’.

“En tercer lugar, porque la propia Ana Rosa y la productora consideran que el problema de Mediaset es un problema reputacional. No es algo que tiene que ver solo con un programa o con dos, sino que hay una crisis generalizada en la cadena y de cara a septiembre esto no va a hacer más que empeorar”, explicaba Garrido poniendo de manifiesto que la dificultad de esta nueva temporada es la cuarta causa de la decisión de la presentadora. “Considera que si esta temporada ha sido dura, la próxima va a ser durísima y no va a ir la cosa a mejor”, expresaba Garrido.

No obstante, aunque las razones de esta decisión no sean positivas para Ana Rosa, al menos, decía Chema Garrido, se dan en un “momento perfecto”. “Llega justo cuando se va a ir de vacaciones, cuando existe todo un verano de por medio, y cuando puede preparar la pista de aterrizaje para hacer realidad su deseo de abandonar las tardes y preparar una jubilación más tranquila en las mañanas hablando de política”, sentenciaba.