Estamos a principios de año y en España ya se han perpetrado 11 feminicidios. Sigue sin entenderse que la violencia de género es algo muy serio e inhumano. Las mujeres no merecemos recibir estos tratos por parte de ningún hombre.

Los abusos sexuales siguen extendiéndose y las personas no se dan cuenta del daño que provocan. Parece que no es suficiente leer noticias de miles de mujeres asesinadas o de las que se ha abusado sexualmente en el mundo a lo largo de los años, dado que el problema sigue sin erradicarse.

¿No les parece que ante el daño que muchas de nosotras estamos sufriendo todo esto debería cambiar de una vez? Todos los abusos denunciados y no denunciados, las agresiones, los asesinatos... ¿No son pruebas suficientes para que veamos de una vez por todas la necesidad de concienciarnos? Desgraciadamente, miles de mujeres viven reprimidas por el miedo al posible suceso. ¿No ven el mal que están provocando? ¿Cuántas manifestaciones o reivindicaciones más deben convocarse? ¿Acaso no está suficientemente claro el mensaje «no es no»?

Las mujeres hemos luchado muchísimo para conseguir los derechos que poseemos hoy en día y nos siguen denigrando. ¿Hasta dónde se quiere llegar con el daño? Hace falta muchísima empatía en la sociedad y antes de actuar por instinto se debería reflexionar sobre las diferentes actitudes que se quieren adoptar en las diversas situaciones.

FORMACIÓN

Un profesor enseña y educa

José Melero

Psicopedagogo

Un amigo me comentó, a partir de la lectura de un artículo publicado en su periódico sobre el pin parental, que la educación es algo que corresponde únicamente a los padres y que son ellos los que deben decidir si ciertos temas son aptos o no para sus hijos y hasta dónde se puede llegar con ellos.

Lamento sinceramente que se confunda el verbo enseñar con el verbo educar. «Yo educo a mi hijo y su profesor le enseña», me dijo. Le contesté que los profesores no solo enseñan sino que también educan, ya que ambas tareas forman parte de su labor como docentes.

Antes del inicio del periodo de preinscripción, los centros educativos de infantil, primaria y secundaria organizan unas jornadas de puertas abiertas para que los padres asistan y conozcan su funcionamiento y las instalaciones. También se les explica el trabajo que los profesores pretenden llevar a cabo con los alumnos: el currículo, la metodología, las salidas culturales, las colonias, las fiestas que se van a organizar, las reuniones con el tutor o tutora o las actividades extraescolares. También se les informa de los valores educativos que se pretenden trabajar con los alumnos, como cumplir las normas de convivencia, respetar a los compañeros y a los adultos, aprender a gestionar las emociones, promover la sociabilidad, saber trabajar en equipo o desarrollar habilidades en los talleres.

Considero que es inadmisible, por tanto, intentar establecer una dicotomía entre enseñanza y tarea educativa, dejando la primera para los profesores y la segunda para los padres.

PRODUCTIVIDAD

No perdamos terreno

José Luis Posa

Economista

Primero nos cargamos la industria manufacturera y textil, traspasando la producción al tercer mundo; después perdimos el tren de la informática y la telefonía móvil en manos de EEUU y Extremo Oriente. La industria automovilística cada vez está más cercada por las firmas asiáticas, y los astilleros han quedado reducidos a fabricar barcos militares. Con los drásticos recortes en educación, la competitividad de nuestras universidades y el I+D tienden a menos infinito. Y ahora damos la puntilla a los agricultores arrojándolos a las garras de intermediarios y grandes superficies. Si seguimos perdiendo terreno en todos los frentes productivos y tecnológicos, en unas décadas terminaremos espigando en el desierto.