A petición del Gobierno de España se elimina la conexión ferroviaria que hubiera vertebrado parte del oeste español, uniendo Plasencia, Salamanca, Zamora y León. Así lo refleja claramente la Comisión Europea en su propuesta sobre la red Transeuropea de Transporte; la consecuencia de esto será que la «Vía de la Plata» va a desaparecer del nuevo plan de infraestructuras del Gobierno. Por deseo de éste, que no demuestra ningún interés por nuestra comunidad autónoma, se nos van eliminando infraestructuras e inversiones. Dirán que esto es un tema reiterativo, pero es que lo del tren en Extremadura es una canallada. 

Esta decisión del Gobierno de Sánchez acaba con la posibilidad de tener una línea ferroviaria moderna de pasajeros y mercancías a lo largo de las regiones limítrofes con Portugal, y «casualmente» es la única que se suprime en toda España. Zonas afectadas por el despoblamiento, que están sufriendo las consecuencias de la falta de habitantes, de actividad económica, de infraestructuras, de servicios, y que deberían ser objeto de un plan serio para acabar con este gravísimo problema estructural, en lugar de ser prioridad para Sánchez, estamos comprobando como nos recortan fondos y sólo nos tocan en el reparto todas las decisiones perjudiciales.

Por la puerta de atrás, de tapadillo y a final de año -para ver si no nos enteramos- nos dejan de un plumazo sin un proyecto que supone la llegada a Extremadura de fondos europeos del llamado Mecanismo «Conectar Europa». Como si nuestra región no tuviera necesidades y graves problemas de conexión, Sánchez nos expulsa del reparto.

En la falta de desarrollo económico y social de las zonas en cuestión, tuvo su parte de culpa el hecho de que ya en época de Felipe González, años 90, se clausurara la línea entre Plasencia y Astorga, tanto para pasajeros como para mercancías, contribuyendo al empobrecimiento y a la falta de competitividad de esas zonas. Por eso fue una prioridad para el PP en 2012 recuperar esa inversión para Extremadura y se consiguió incluir en el Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda 2012-2024 una línea ferroviaria de alta velocidad entre Plasencia y León, que ahora se elimina.

Hay que destacar en todo el asunto, como en tantos otros que afectan negativamente a nuestra región, el silencio de Vara. Esto también es un hecho habitual ante la falta de compromiso de Sánchez con Extremadura; haga lo que haga el Gobierno, ahí está la Junta para tragar y apoyar. Mientras que en otras regiones se aceleran las inversiones, aquí el silencio sumiso vuelve a ser la única respuesta ante este nuevo atraco.

*Ingeniero técnico agrícola y diputada regional del PP