Kiosco

El Periódico Extremadura

Carmen Martínez Fortún

La curiosa impertinente

Carmen Martínez-Fortún

30 años

Toda España ¿o no? celebra el treinta aniversario del AVE y se pavonea de pertenecer al selecto club de países con una alta velocidad que supone un potentísimo sector nacional. Aquella revolución de la industria ferroviaria vertebró España de modo sostenible y hoy exporta 17.000 millones de euros. Se importó de Alemania una tecnología puntera, como catenaria ligera, sistema de señalización LZB y cable de fibra óptica mientras varias compañías aprendían a operar de modo autónomo. Hoy sus empresas encabezan la alta velocidad mundial con grandísimos proyectos en el exterior, como la línea entre Medina y La Meca, presupuestada en más de 6.700 millones de euros -¡el nada discreto encanto de Arabia Saudí!- y surgen proyectos relevantes en California, la línea británica HS2, en Noruega el Follo Line - lo siento, se escribe así- y la alta velocidad turca entre Ankara y Estambul. Además de Italia con la línea Roma- Nápoles, el AVE de Texas, la red de metro de Londres y Medellín y las ferroviarias de Marruecos y Lituania, con el sistema propio Da Vinci, de gestión integrada, que no sé qué es pero suena genial como el genio.

En Extremadura, un mapa de España tejido por una araña malvada y coja entre Madrid y el Suroeste e incomunicado con el Noroeste y no como antaño. Si el amable lector viaja a Madrid, un tren del infierno le arrastrará a Plasencia, bajará a Navalmoral para detenerse al arbitrio de quien sea y sin explicación al torturado viajero, sin cafetería y en unos asientos no requinables más incómodos que la celda de San Pedro de Alcántara, esperará resignado que le adelante el Talgo u otro privilegiado. Omito lo que es apearse en Atocha por no perturbar sus sueños. Y si se trata de Sevilla, en un trayecto de dos horas, parará usted 15 veces, hasta la desesperación.

Extremadura sigue en abandono tras gobernar el PSOE desde 1983, salvo breve legislatura opuesta, cuando, curiosamente, más se vociferó por un tren digno. Expulsada de la España vertebrada pues pasan de ella como de ya sabe usted. Pero ¡cómo mola Arabia, EEUU, Londres y hasta Medellín! 

* Profesora 

Compartir el artículo

stats